El PSOE acusa al Ministerio de Agricultura de ser "lesivo" para Ávila

José María Burgos

El senador socialista José María Burgos estima que los trabajadores del campo de la provincia tardarán más de una década en percibir las ayudas que les deben la Junta y el Ministerio, si se mantiene el ritmo de pagos actual.

José María Burgos ha  lamentado que “mientras que los profesionales del campo siguen apostando por invertir en sus explotaciones y por el mantenimiento del mundo rural, los incentivos que establecen las administraciones continúan llegando tarde, mal y nunca”.
“El Consejo de Ministros del pasado viernes aprobó la transferencia de los 13,9 millones de euros correspondientes al Ministerio de Agricultura en el Programa de Desarrollo Rural. Además, cerca de 7.500 agricultores y ganaderos de Castilla y León llevan esperando dos años el abono de 62,5 millones de euros que han estado bloqueados por el impago de la partida ministerial”.


“Si después de dos años sólo pagan la sexta  parte de todo lo que deben, igual para el 2026 han acabado de pagarlo todo”, ironiza José María Burgos. El sector cifra en 400 millones de euros las ayudas que aún se adeudan al campo de Castilla y León y que permanecen bloqueados porque el Ejecutivo central no libera su parte. “Es urgente fijar un calendario de pagos  ya que hay riesgo de que la Comunidad pierda fondos si no se trasfieren antes de final de año”.


El Programa de Desarrollo Rural que ahora se ha desbloqueado después de dos años, pero que no se pagará de forma efectiva hasta septiembre, es uno de los más sensibles para el mantenimiento de la actividad agraria ya que incentiva aspectos como la incorporación de jóvenes al sector, la modernización de las explotaciones, la creación de empleo o las ayudas agroambientales.


“El Partido Popular ha demostrado que el campo no se encuentra en un lugar destacado de su agenda política. De no ser así, no se entiende que sigan sin resolverse temas como la norma del ibérico, el tarifazo eléctrico o la nula dotación de efectivos de seguridad del Estado dentro del Plan Roca, para tratar de evitar robos en explotaciones del mundo rural, a lo que habría que sumar la exclusión de Castilla y León en el plan de ayudas para paliar los efectos de la sequía”, ha dicho el senador socialista.  


“La Junta de Castilla y León no se diferencia demasiado del Ministerio de Agricultura, al que se puede calificar de lesivo y muy perezoso para los intereses Ávila, una vez que se ha podido comprobar que la nueva titular del Ministerio, Isabel García Tejerina, sigue la línea continuista de su antecesor, Miguel Arias Cañete”.