El próximo miércoles entrará en vigor la regulación del aprovechamiento micológico en “El Colmenar” y “Orzaduero”

Foto: E.P.

El miércoles 28 de octubre entrará en vigor la regulación del acceso para la recolección micológica en los dos montes de utilidad pública de la provincia de Ávila propiedad de la Junta  “El Colmenar” y “Orzaduero”, en el entorno del Puerto del Pico.  Regulación de carácter gratuito para el recolector, que tampoco necesitará obtener un permiso específico.

En el periodo de tiempo comprendido entre el 28 de octubre y el 1 de junio de 2016, la recolección de setas en estos montes solo podrá llevarse a cabo siguiendo los siguientes requisitos:

 

-La cantidad máxima recolectable por persona y día será de 10 kilos.

 

-El acceso al monte para la recolección se efectuará entre las 8.00 horas de la mañana y las 18.00 horas de la tarde, solo en horas de luz. No se permite en ningún caso la recolección nocturna.

 

-Tanto el acceso de vehículos como su estacionamiento dentro de los límites de los montes utilidad pública y de las vías pecuarias está prohibido donde así esté señalizado.

 

-Los recolectores deberán ir identificados mediante documento acreditativo, que será mostrada al personal de vigilancia y agentes de la autoridad de la Junta de Castilla y León cuando lo soliciten. Los menores de edad deberán ir acompañados por una persona adulta identificada.

 

-No está permitido remover el suelo, ni utilizar hoces, rastrillos, azadas o cualquier herramienta que altere la capa superficial del suelo, así como estropear o destrozar las setas que no se conozcan o que no sean comestibles.

 

-Se deberán trasladar las setas en cestas o recipientes que permitan su aireación y la diseminación de sus esporas. No está permitido usar bolsas de plástico.

 

-Está prohibido recolectar huevos cerrados de Amanita caesarea y cualquier especie con sombrero de diámetro inferior a 4 centímetros (2 en el caso de los níscalos). No se recolectarán los ejemplares jóvenes (por criterios de seguridad, sostenibilidad y rentabilidad), ni los extra-maduros o viejos, que cumplen un papel fundamental en la diseminación de la especie y en el mantenimiento de la producción.

 

-Para recolectar los níscalos, setas de cardo, llanegas, negrillas y capuchinas se deberá cortar el pie con una navaja. Para las restantes especies, se podrá extraer la seta completa y se tapará el hueco practicado.

 

-Se prohíbe la recolección de cualquier especie tóxica. Algunas de ellas son mortales. El recolector debe ser capaz de identificarlas para evitarlas, bajo su responsabilidad.

 

-El recolector solo podrá aprovechar las setas que identifique perfectamente y será responsable de los daños y perjuicios causados por su consumo.

 

-Está prohibido dejar basuras o cualquier tipo de residuos en el monte, así como encender fuego.

 

-Está prohibida la actividad de compra y venta de setas en los montes y caminos forestales y en las vías pecuarias.

 

-Por razones de seguridad, la recolección está prohibida en las superficies objeto de aprovechamientos cinegéticos y maderables y de trabajos forestales de cualquier tipo y en sus zonas de seguridad. El recolector deberá informarse previamente en Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Ávila sobre el desarrollo de dichos aprovechamientos y no tendrá derecho a reclamación alguna por las prohibiciones o limitaciones a la recolección que estas actividades puedan generar.

 

El extracto de estas normas se recoge también en una serie de carteles ubicados en diversos puntos de los montes “El Colmenar” y “Orzaduero” para conocimiento de los recolectores. Las infracciones podrán ser sancionadas según la normativa vigente.

 

Con esta regulación, la Junta de Castilla y León pretende garantizar un aprovechamiento micológico racional y asegurar que la recogida de hongos se desarrolle en condiciones de sostenibilidad de la producción.

 

Tanto los ayuntamientos de la zona como la Diputación Provincial de Ávila, Subdelegación del Gobierno, Guardia Civil y Seprona han sido informados de estas normas. Sus sugerencias han sido tenidas en cuenta y colaborarán en su difusión.

 

La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila agradece el trabajo de estos organismos, así como el de los empleados públicos de la Administración regional, y la colaboración de los recolectores de hongos.