El Programa Interuniversitario de la Experiencia de la USAL echa a andar un año más

Un momento de la lección inaugural del Programa Interuniversitario de la Experiencia. / Foto: Antonio S. Sánchez

La Escuela de Educación y Turismo, dependiente de la Universidad de Salamanca, acogió una lección inaugural a cargo del profesor-coronel Guido Tessainer Tomasich sobre la Guerra de la Independencia, al que asistieron los alumnos de los tres cursos de los que consta el programa.

El Programa Interuniversitario de la Experiencia que se imparte en Ávila a través de la Universidad de Salamanca en la Escuela de Educación y Turismo, ha comenzado de forma oficial, aunque el curso académico es sí no lo haga hasta pasadas las fiestas de La Santa, con la celebración de una lección inaugural sobre la Guerra de la Independencia a cargo del profesor-coronel Guido Tessainer Tomasich, director de la Cátedra Extraordinaria Almirante Martín Granizo, que surge de un acuerdo entre el Ministerio de Defensa y la USAL.

 

Este año, según explicó la coordinadora del programa en Ávila, Blanca García Riaza, cuenta, hasta la fecha con un centenar de alumnos matriculados que se reparten entre los tres cursos académicos de los que consta el programa y que son, tanto nuevos alumnos como “otros que ya en su día cursaron esos tres años académicos y que continúan asistiendo a las asignaturas porque les gusta el programa y porque quieren continuar como antiguos alumnos y no desvincularse”, señaló.

 

El funcionamiento de las asignaturas del programa, explicó, “será similar a otros años y produciremos contenidos nuevos y asignaturas nuevas para variar, pero el sistema será parecido”. Por ello, los alumnos tendrán asignaturas troncales y otras optativas, además de una serie de asignaturas complementarias como inglés o nuevas tecnologías, que vienen a redondear esa oferta formativa que queremos proporcionarles. De modo que podrán estudiar materias como nociones de derecho, física y química de la vida cotidiana, literatura española, relacionadas con la ecología, sociología o psicología, destacó.

 

Según explicó García Riaza, “el perfil del estudiante es abulense que en su día cursó estudios primarios o bachiller y no pudo por circunstancias sociales o familiares incorporarse a la universidad, como le hubiera gustado y es ahora su momento, una vez jubilados”, y destacó que ese perfil “está bastante equilibrado entre hombres y mujeres”.

 

Por su parte, el coordinador del programa en Salamanca apuntó que “el objetivo principal es que los alumnos accedan al conocimiento, al mundo académico, a determinados contenidos culturales, sociales e incluso científicos y que tengan un espacio de encuentro y de relación entre ellos, para favorecer las relaciones intergeneracionales”, a lo que Sonsoles Sánchez,-Reyes, directora del centro, añadió que “el aprendizaje debe ser algo a lo largo de toda la vida y es necesario que los ciudadanos toda la vida se sientan activos, dinámicos, puedan actualizarse”.