El primer estudio sistemático de los pórticos de la Castilla Medieval recorre las tierras abulenses

San Vicente, Ávila

"Pórticos románicos en las tierras de Castilla"del profesor titular de Historia del Arte de la Universidad de Castilla-La Mancha, José Arturo Salgado Pantoja, hace un recorrido por tierras de Ávila, Burgos, Guadalajara, La Rioja, Segovia o Soria, lugares donde aún se conservan el tipo de estructuras citadas.

La Fundación Santa María la Real ha editado 1.000 ejemplares, en colaboración con Cajamar, del primer estudio sistemático de los pórticos de la Castilla Medieval denominado 'Pórticos románicos en las tierras de Castilla' del profesor titular de Historia del Arte de la Universidad de Castilla-La Mancha, José Arturo Salgado Pantoja.

 

Según ha informado la Fundación, a través de 310 páginas el libro hace un recorrido por tierras de Ávila, Burgos, Guadalajara, La Rioja, Segovia o Soria, lugares donde aún se conservan el tipo de estructuras citadas.

 

En el mismo, "además del catálogo de galerías conservadas, ilustradas con abundantes fotografías, el autor ahonda en cuestiones tan importantes como su origen o sus peculiaridades constructivas", ha explicado el coordinador de publicaciones de la Fundación Santa María la Real, Pedro Luis Huerta, quien ha asegurado que se trata de  "una obra de referencia para el conocimiento y estudio de este elemento tan singular del románico hispano".

 

Esta obra es la tesis doctoral de José Arturo Salgado Pantoja, "adaptada para que pueda ser entendida por cualquier tipo de público, especializado o aficionado al arte románico" ha añadido.

 

'Pórticos románicos en las Tierras de Castilla' constituye el resultado de cinco años de trabajo, de investigación y de adaptación de la documentación recopilada, así como un análisis que incluye también la decoración escultórica de las galerías o su funcionalidad, tanto en su vertiente religiosa como laica.

 

En el mismo, el profesor Salgado explica cómo estos espacios fueron utilizados en algunos casos como lugar de enterramiento y como sitio de ocio o esparcimiento, tal y como atestiguan algunos juegos medievales grabados en las piedras de atrios y pórticos, así como zona de reunión para el consejo e incluso como lugar de protección.