El presidente de Renfe aboga por un proceso "tranquilo" y "negociado" de liberalización, que supondrá "pujanza"

El presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar.
Asegura que el compromiso es mantener el empleo, lo que requiere "esfuerzos" en la productividad, eficiencia y calidad de servicios


VALLADOLID, 20 (EUROPA PRESS)

El presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar, ha abogado por llevar a cabo un proceso "tranquilo" y "negociado" de liberalización de la compañía, que considera que supondrá mejores servicios, calidad e innovación a un sector "que está llamado a ser más pujante en España y en el ámbito internacional".

Gómez-Pomar se ha expresado así en el marco del X Congreso del Sector Ferroviario de CC.OO. que se ha desarrollado en Valladolid, a cuya clausura ha asistido junto al presidente de Adif, Enrique Verdeguer Puig.

El presidente de Renfe ha aclarado que el proceso de liberalización al que se enfrenta la compañía "es fruto del concepto de que la liberalización de los sectores económicos a España le ha traído siempre riqueza y prosperidad" y ha puesto como ejemplo las telecomunicaciones, en las que se pasó de un único operador a tener opciones, abaratamiento de servicios y mejoras de la calidad.

Por ello, ha expresado su confianza en que llevando a cabo un proceso "pausado, calculado, tranquilo y negociado" de liberalización del transporte ferroviario lo que se logrará son "mejores servicios a los ciudadanos, estándares de calidad e innovación a un sector que está llamado a ser más pujante en España y en el ámbito internacional".

En cuanto a las consecuencias que pueda tener para el personal de la compañía, preocupación que ha puesto de manifiesto Comisiones Obreras, que ve una posible privatización, Gómez-Pomar ha asegurado que el compromiso es "el mantenimiento del empleo y la estabilidad del mismo".

Sin embargo, ha aclarado que esto "significa esfuerzos en el ámbito de la productividad, de la eficiencia, mejora en la calidad de los servicios que prestan".

Además, ha insistido en que la liberalización, "si se hace bien", lleva ventajas, algo que es "el firme convencimiento del Gobierno", y ha añadido que las reformas estructurales han supuesto, a su juicio, más competitividad a la economía y piensa que es lo que va a suceder en el sector del ferrocarril y lo quieren hacer "con inteligencia y con diálogo social".