El precio de los libros de texto se incrementa en lĂ­nea con el IPC

En el curso 2010-2011 los precios de los libros de texto experimentasen una caĂ­da del 0,5%

Los precios de los libros de texto para el curso académico 2011-2012 se han incrementado un 2,9% con respecto al año anterior, según el informe anual de Evolución de los Precios de los Libros de Texto realizado por la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE). Esta cifra refleja, después de que en el curso 2010-2011 los precios de los libros de texto experimentasen una caída del 0,5%, una vuelta a la tendencia registrada en los últimos cursos en los que los precios se han alineado con la evolución del Índice de Precios al Consumo (IPC) general. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa interanual del IPC fue del 3,1% en el mes de julio.

El Informe de ANELE, el mĂĄs riguroso de los que se realiza en EspaĂąa sobre la evoluciĂłn del precio de los libros de texto explica que en EspaĂąa, ĂŠstos estĂĄn sujetos a dos regĂ­menes de precios distintos: Precio fijo o Ăşnico, que determina el editor para los libros destinados a la EducaciĂłn infantil y a las EnseĂąanzas Medias no obligatorias (Bachillerato y FormaciĂłn Profesional); y Precio Libre, y por tanto, variable, que establece el detallista para los libros destinados a la EducaciĂłn Obligatoria (EducaciĂłn Primaria y EducaciĂłn Secundaria Obligatoria).

Por niveles educativos, el incremento medio de los precios de los libros de texto de EducaciĂłn Infantil ha sido del 3,2%; los de EducaciĂłn Primaria, del 2,7%. En el caso de los libros de EducaciĂłn Secundaria Obligatoria, que el aĂąo pasado tuvieron una caĂ­da del 3,61%, sĂłlo se incrementan un 3,2%. Por Ăşltimo, los libros destinados a otras EnseĂąanza Medias han tenido un incremento del 2,0%.

Intervencionismo de las Administraciones en la fijaciĂłn del precio de los libros

Si bien los libros de texto destinados a la enseñanza obligatoria (Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria) están en régimen de libertad de precios ésta es sólo aparente ya que, según señala el Informe “el mercado del libro de texto es un mercado altamente intervenido por las Administraciones Públicas Educativas de algunas Comunidades Autónomas que, de forma indirecta, determinan los precios de los libros de texto, e incluso, de hecho, llegan a fijarlos. Esta intervención va desde recomendaciones formales a los profesores de que prescriban los libros más baratos (no los mejores, o los mejor adaptados a sus alumnos), hasta la imposición de que el precio de los lotes de libros se acomode al montante de la subvención que la Comunidad Autónoma da a los alumnos en función del nivel educativo”. Decisión esta que supone un grave detrimento de la calidad, así como de la libertad de mercado que exige la Ley del Precio Libre y un quebranto para la viabilidad de editoriales y librerías.

En cuanto al catĂĄlogo, el Informe de EvoluciĂłn de los Precios de los Libros de Texto seĂąala que para el curso 2011-2012 se han editado un total de 36.089 tĂ­tulos en soporte papel en todas las lenguas oficiales, de las cuales 13.231 corresponden a libros del alumno, los Ăşnicos que son tenidos en cuenta para el cĂĄlculo de la evoluciĂłn de los precios, debido a su incidencia en el gasto familiar.


Descenso de la facturaciĂłn por segundo aĂąo consecutivo

Si tomamos los datos del Estudio de Comercio Interior del Libro en EspaĂąa 2010 de la FederaciĂłn de Gremios de Editores de EspaĂąa, por segundo aĂąo consecutivo la facturaciĂłn de los libros de texto registrĂł una disminuciĂłn, un 3,2% menos que en 2009 (26,88 millones de euros menos), con especial incidencia en la de los libros de EducaciĂłn Secundaria Obligatoria, con una facturaciĂłn un 11,26% menor a la de 2009.

Si comparamos las cifras de facturación de los últimos dos años, ésta se ha reducido en un 9% (80,71 millones de euros), y en casi dos millones y medio de ejemplares, mientras que el gasto por alumno disminuye en 14,50 €, un 12% .

El informe seĂąala que esta disminuciĂłn en la venta no se debe al normal segundo uso de los libros, ya tenido en cuenta en las cifras habituales, sino que se concentra en aquellas Comunidades AutĂłnomas, fundamentalmente las que han optado por el modelo de prĂŠstamo, cuyos programas de gratuidad de los libros de texto se estĂĄn incumpliendo por el sencillo procedimiento de no comprar libros para su renovaciĂłn una vez transcurrido el periodo de uso (cuatro aĂąos).

Si nos referimos a los datos de facturaciĂłn de los libros de texto de EducaciĂłn Secundaria Obligatoria (ESO), donde el descenso es mĂĄs pronunciado, ĂŠsta ha sido menor en un 32,8% y un 26% en el nĂşmero de ejemplares (casi tres millones menos). Esto significa que una cuarta parte de los alumnos de ESO estĂĄn reutilizando los libros de texto mĂĄs allĂĄ de lo establecido en los programas de gratuidad de determinadas comunidades autĂłnomas, y como consecuencia de ello, en algunos casos, estos materiales se han quedado obsoletos.