El Prado muestra por primera vez en España 'La Virgen con el niño y ángeles', de Jean Fouquet

El Museo Nacional del Prado acoge una pintura inédita en España. Se trata de la obra 'La Virgen con el niño y ángeles', del artista francés Jean Fouquet, que por primera vez sale de las paredes del Real Museo de Bellas Artes de Amberes desde que fue adquirida, en el siglo XIX.

Se trata de un préstamo "excepcional" que se enmarca en el programa 'La obra invitada', patrocinado por la Fundación Amigos del Museo del Prado, según ha indicado este miércoles el director del Museo del Prado de Madrid, Miguel Zugaza, durante la presentación de esta pieza.

En este programa, que nació en 2009, también se han expuesto las obras 'La Magdalena penitente', de Georges de La Tour; 'Las hijas de Edward Darley Boit', de John Singer Sargent; 'La acróbata de la bola', de Pablo Picasso; 'Retrato de Caballero', de Velázquez; y 'Grulla y ciervo' y 'Plantas y flores de las Cuatro estaciones junto a un arroyo', con motivo del año dual España-Japón.

Ahora es el turno de 'La Virgen con el niño', que se expondrá en la sala 57 A del museo hasta el 25 de mayo, una obra "singular", no solo por haber sido realizada por el pintor y miniaturista más destacado del siglo XV en Francia, sino por el efecto irreal que consigue el artista en el manejo del color y los volúmenes.

Según ha explicado la jefe de departamento de Pintura Española (110-1500) y Pintura Flamenca y Escuelas del Norte (1400-1600), Pilar Silva, para comprender el estilo artístico de Fouquet hay que tener en cuenta su formación en la escuela flamenca hasta el siglo XV, así como su encuentro en Italia con los pintores de la primera generación del Quattrocento.

"Coincide casi sin duda con Fra Angelico en Roma, en Florencia a Doménico Veneziano... Los más importantes de la pintura italiana del primer Renacimiento", señala.

TRADICIÓN FRANCESA Y QUATTROCENTO

Precisamente, indica que esta obra es "una síntesis" de la tradición francesa en la que se ha formado --algo que se observa en la técnica flamenca que utiliza--, pero la representación de la naturaleza y el mundo es una mediación entre el arte del Quattrocento y el arte flamenco.

"Cuando representa una ciudad o un retrato, lo transcribe como si fuera un primitivo flamenco, pero cuando tiene que crear imágenes y construir composiciones, regulariza, abstrae y crea espacios de la manera que lo hacen los quattrocentistas italianos", explica.

La obra forma parte de un díptico, según explica Silva, encargado por el tesorero de los reyes de Francia Carlos VII y Luis XI, Etienne Chevalier. En su parte izquierda (perteneciente a la Gemäldegalerie de Berlín) se muestra a Chevalier arrodillado, acompañado por su santo patrón san Esteban, mientras que en la parte derecha aparece la Virgen.

En esta segunda parte, la Virgen está representada en posición frontal, ante un trono, con corona de perlas y piedras preciosas que sujeta un velo transparente y que la identifica como reina de los cielos.

Según ha afirmado Zugaza durante la presentación, aunque el Prado es la "catedral" de la iconografía de la Virgen, "ninguna es tan poderosa y sensual como esta de Fouquet, provocativamente moderno", ha señalado.

Paul Huvenne, director del Real Museo de Bellas Artes de Amberes, ha destacado durante la presentación que esta obra se convierte en un "icono excepcional del arte" e incluso señala que "es el equivalente de la Mona Lisa".

Hasta el año pasado Museo del Prado no tenía ninguna pintura francesa, cuando mostró al visitante 'Oración en el huerto con el donante Luis I de Orleans' (1405-1407/1408), un ejemplo de pintura primitiva francesa.

'La Virgen Con El Niño Y Los Ángeles'