El PP rechaza una comisión de investigación demandada por el PSOE sobre la posible "financiación irregular" en las elecciones de 1999 en Salamanca

El procurador socialista por Salamanca, Fernando Pablos, ha pedido al presidente Juan Vicente Herrera la destitución de Julián Lanzarote, Alfonso Fernández Mañueco y Fernando Rodríguez.

 

GRUPO MIXTO

 

Los dos integrantes del Grupo Mixto han dado el visto bueno a la creación de ambas comisiones de investigación convencidos, en el primer caso de que el dinero se ha movido y de que la Junta tiene que aclararlo.   

 

Respecto al rechazo a la segunda comisión de investigación, José María González ha recordado al PP que con su actitud "ya está todo dicho" ya que "quien calla otorga".

El Grupo Parlamentario Popular ha rechazado este 27 de febrero con su voto mayoritario en las Cortes de Castilla y León la creación de una comisión de investigación sobre la relación de la Junta con la trama Gürtel como ha reclamado el PSOE después de que el auto del juez Ruz posicionara a la Comunidad como el "origen" de la misma con la imputación de Jesús Merino, quien en esos años ocupó los cargos de vicepresidente de la Junta, secretario autonómico del PP y diputado nacional.

  

Según ha argumentado el portavoz del Grupo Popular, Carlos Fernández Carriedo, la Justicia ha investigado estos asuntos a lo largo de los últimos seis años sin que haya encontrado ningún delito y ha citado los resultados respecto a los cuatro expedientes administrativos señalados por el PSOE: el Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos, Depósito de Rechazos y Accesos para la gestión de los Residuos Urbanos de los municipios de Salamanca, la planta de purines de Langa de Duero y las adjudicaciones de las obras de las variantes de Olleros y la conjunta de Villanueva de Mena, Villasana de Mena y Entrambasaguas.

   

 "La Justicia ha investigado, ha hablado y ha sido clara", ha sentenciado Fernández Carriedo, quien ha asegurado que los intereses económicos de la Comunidad han quedado "perfectamente salvaguardados".

  

Tras asegurar que la transparencia es "la seña de identidad" de la Junta de Castilla y León, el portavoz del Grupo Popular ha recordado que el 3 de abril de 2009, hace ahora casi seis años, el consejero de Fomento solicitó una comparecencia a petición propia para explicar estos asuntos a la que siguió otra en 2010 por parte del director general de Infraestructuras.

  

"El PSOE parece que quedó conforme", ha considerado Fernández Carriedo, quien se ha preguntado dónde han estado los socialistas en los últimos seis años y los motivos por los que el principal partido en la oposición quiere revisar ahora la actuación judicial a menos de un mes para que se disuelvan las Cortes. "¿Por qué les ha desilusionado tanto con sus autos?", ha continuado el portavoz de los 'populares' para quien la solicitud de esta comisión de investigación es una ocurrencia de los socialistas para presentar un balance de unos años dedicados a sus líos internos.

  

"Hemos solicitado hasta cinco, el problema es que ustedes dicen que no a todas las que pedimos", ha respondido la portavoz del Grupo Socialista, Ana Redondo, quien, tras reconocer la prescripción de los delitos de cohecho investigados, ha diferenciado entre la responsabilidad criminal, penal y administrativa con la responsabilidad política "in elijendo" e "in vigilando" del presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, que es la que el PSOE pretendía dirimir con esa comisión de investigación.  En concreto, ha preguntado al presidente si responde por todo lo firmado y avalado por Jesús Merino, al que definió en su día como su hombre de confianza en Madrid.

 

LA "OPORTUNIDAD DE ORO"

  

Redondo ha preguntado también a los 'populares' qué pretenden ocultar con ese rechazo a la creación de una comisión de investigación que ha presentado como "la prueba del nueve" y como una "oportunidad de oro" para que "en un ejercicio de transparencia real y no la pantomima de la página web" la Junta limpie su expediente en el caso de que "estén tan limpios".

  

"La responsabilidad política es más exigente por honestidad y honradez", ha reivindicado la portavoz del Grupo Socialista, para quien esa comisión de investigación habría servido también para diferenciar a los políticos honestos de los corrompidos y para que no paguen "los justos de la segunda y tercera fila por los pecadores de la cuarta fila".

  

Del mismo modo, el Grupo Popular ha rechazado crear una segunda comisión de investigación reclamada también por la bancada socialista para analizar una posible "financiación irregular" del PP en el proceso electoral de 1999 en la provincia de Salamanca y conocer la vinculación de la actividad contractual de la Junta con empresas que hicieron donaciones para esas elecciones en un escenario de "ventajismo electoral", según el PSOE.

  

En este caso, Fernández Carriedo ha vuelto a apelar a una cuestión de tiempo y ha aclarado además que se trata de un asunto "claramente local" que ha sido debatido ya en una administración local. "Poco más hay que añadir, dónde queda la necesidad de que aquí investiguemos a la Junta de Castilla y León?", se ha preguntado el portavoz de los 'populares' quien, tras acusar al PSOE de presentar un debate "del siglo pasado", ha aclarado que la Administración regional no tiene nada que ver con lo que ha tildado de un asunto "de parques y piscinas".

  

Sin embargo, el procurador socialista por Salamanca, Fernando Pablos, quien ha asegurado que usará todos los resortes legales para que se dirima todo lo relacionado con unos donativos "expresamente prohibidos por la ley", ha centrado su intervención en la necesaria búsqueda de responsabilidades políticas que ha concretado en la persona de Juan Vicente Herrera, al que ha instado a elegir entre el interés partidario o la dignidad en política para que no mantenga "ni un día más" como cargos políticos a las tres personas con responsabilidad en el PP en 1999, en referencia a Julián Lanzarote, Alfonso Fernández Mañueco y Fernando Rodríguez.