El PP de Zamora se 'enfrenta' a Herrera para liquidar por completo la carrera política de Valdeón

La dirección provincial, controlada por Maíllo, presiona para que abandone también el escaño de procuradora: fue Herrera quien la designó como cabeza de lista y salió elegida en las últimas elecciones autonómicas. Fuera de las Cortes quedaría totalmente apartada de la vida política.

El PP de Zamora no ha dudado ni un segundo en pedir el máximo rigor con Rosa Valdeón, más allá de su puesto en el Gobierno autonómico. Sólo horas después de anunciar esta su dimisión irrevocable como vicepresidenta de la Junta de Castilla y León, voces autorizadas de la dirección provincial exigían todavía más: su renuncia como procuradora. Esto supone su liquidación total como política, pero también enfrentarse a los designios de Juan Vicente Herrera.

 

La ya exvicepresidenta de la Junta y consejera de Empleo es procuradora en las Cortes de Castilla y León por la provincia de Zamora porque fue el propio presidente regional de su partido, Juan Vicente Herrera, quien la propuso para encabezar las listas por Zamora. Lo hizo tras cumplir Valdeón con su objetivo de dos legislaturas al frente del Ayuntamiento de Zamora, la primera de ellas, en minoría. La decisión de llevarla como número uno en las elecciones autonómicas fue directa de Herrera.

 

Según ha confirmado la propia Valdeón, Herrera le ha dado a entender que no quiere que deje el escaño para el que la designó. Sin embargo, eso no ha impedido que la coordinadora del PP en Zamora, Mayte Martín Pozo, haya pedido su dimisión. La presidenta de la Diputación de Zamora, nombrada coordinador por Fernando Martínez Maíllo, considera que Valdeón ha asumido una responsabilidad "a medias" y que ante la "gravedad" de los hechos y haber asumido el error "no es entendible la asunción parcial de responsabilidades".

 

El sábado por la tarde, en conversación con TRIBUNA en Zamora, Martín Pozo dijo esperar a lo que dijeran las diligencias pero que "si se confirmaban los hechos, tendría que dimitir". Una prueba de que, desde casi el primer momento de conocerse el caso, en el PP de Zamora no han dudado en exigir el máximo rigor con Valdeón a la hora de que asuma responsabilidades.

 

Dejar a Valdeón sin escaño en Cortes supondría liquidar su carrera política. Consejera en su día, ocho años alcaldesa y hasta el sábado, vicepresidenta de la Junta, estaba señalada por motivos más que evidentes como candidata a suceder a Herrera al frente del ejecutivo regional. Sin embargo, hace tiempo que lo hace sin las simpatías del aparato del partido en Zamora, donde ha cosechado evidentes desencuentros con Martíne Maíllo, Clara San Damián o, ahora, la presidenta de la Diputación. Hace algo más de un año la designación directa de Herrera le sirvió para encabezar la lista.

 

Martín Pozo también se ha enfrentado al grupo parlamentario del PP en las Cortes, que cuenta con ella, tal y como ha expresado su responsable, Carlos Fernández Carriedo. El exconsejero ha pedido a Martín Pozo que se ocupe de la estructura en la provincia, "que creo que no está exento de problemas", y que le deje a él organizar el grupo parlamentario. Carriedo tiene claro que Valdeón debe seguir como procuradora porque "tiene mucho que aportar al grupo y es una persona cuyo trabajo, sus conocimientos y su vocación de servicio pueden ser muy útiles al grupo popular".