El PP de Ávila asegura que la propuesta del PSOE sobre la asignatura de religión acabaría con 25.000 puestos de trabajo

Antolín Sanz. Imagen de archivo

El presidente del PP de Ávila y secretario general de los populares en el Senado, Antolín Sanz, ha destacado que actualmente, en los centros educativos se respeta la libertad ideológica, religiosa y de culto y se tienen en cuenta todas las singularidades de la población española.

El presidente del PP de Ávila y secretario general de los populares en el Senado, Antolín Sanz, ha manifestado, en relación a la propuesta realizada por el Partido Socialista para que la religión sea excluida del currículum educativo y se imparta fuera del horario lectivo como una actividad extraescolar, que “este debate está resuelto por ley y las cosas deben quedar como están”.

 

El presidente de los populares abulenses ha destacado que actualmente, en los centros educativos se respeta la libertad ideológica, religiosa y de culto y se tienen en cuenta todas las singularidades de la población española. Además, Sanz recordó que el 65% de la población española es católica.

 

El secretario general de los populares puso sobre la mesa el “gran consenso de 1978 en torno a la enseñanza religiosa” y la “aconfesionalidad del Estado” y pide a los socialistas que tengan en cuenta que la religión católica forma parte de nuestra historia.  

 

A renglón seguido, Antolín Sanz censuró que el PSOE haga este tipo de propuestas sólo cuando sabe que no va a ganar las elecciones; también subrayó que, durante los años que estuvieron en Moncloa, los socialistas no acometieron medidas en este sentido.

 

“El PSOE debería centrarse en solucionar los problemas que acucian a la sociedad española en estos momentos y contribuir con su apoyo a resolverlos y no abrir nuevos debates, vacíos de contenido, ya que en estos momentos no existe ningún problema sobre esta materia”, manifestó el senador popular.

 

El presidente del PP de Ávila destacó que la medida propuesta por el PSOE podría afectar al menos a 25.660 profesores que imparten religión católica en los centros públicos, a los que habría que sumar los docentes de los centros privados y concertados.