El PP aprobarĂĄ una estructura controlada por Cospedal, en la que Arenas mantendrĂĄ su peso

Algunos barones se muestran recelosos ante el poder que tendrĂĄ la secretaria general al frente del partido

El PP tiene previsto aprobar en el XVII Congreso, que celebrarĂĄ en Sevilla el prĂłximo fin de semana, una estructura mĂĄs reducida en su organizaciĂłn, pero mantendrĂĄ a MarĂ­a Dolores de Cospedal como secretaria general del partido. Precisamente este hecho, que la presidenta de Castilla La Mancha vaya a ostentar el poder del partido, ahora que Mariano Rajoy estĂĄ centrado en las tareas de Gobierno, ha levantado ciertos recelos entre algunos barones regionales.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y MarĂ­a Dolores de Cospedal llevan ya semanas hablando de la nueva estructura que tendrĂĄ el Partido Popular. Las fuentes consultadas por Europa Press aseguran que aĂşn no estĂĄ cerrada y que lo mĂĄs probable es que no lo estĂŠ del todo hasta la prĂłxima semana, aunque no se descarta que ambos trabajen en el asunto este mismo fin de semana, ya que el XVII Congreso Nacional darĂĄ comienzo el prĂłximo viernes.

Hasta ahora la estructura ha incluido a tres vicesecretarios, ocho coordinadores y siete secretarios de ĂĄrea. Pero son muchos los que creen que el nuevo organigrama se adaptarĂĄ a las nuevas circunstancias de partido en el Gobierno y serĂĄ mĂĄs reducido.

Lo que sĂ­ parece claro, segĂşn apuntan algunas fuentes, es que Javier Arenas, hombre de absoluta confianza de Rajoy, seguirĂĄ manteniendo un peso especĂ­fico en ese organigrama y probablemente seguirĂĄ siendo vicesecretario del partido.

Pero segĂşn los consultados no parece probable que se repita la estructura de coordinadores de ĂĄrea y de secretarios como regĂ­a en la actualidad. Algunas fuentes apuntaban incluso que podrĂ­a quedar reducido a entre 6 u 8 coordinadores.

La mayor incógnita es si habrå o no un coordinador general que alivie a la secretaria general de las tareas del día a día del partido y la ayude con la coordinación como ya ocurrió en 1996, cuando Francisco Álvarez Cascos, entonces secretario general, se incorporó al Gobierno y asumió la coordinación Angel Acebes.

Cospedal no quiere un coordinador
Sobre este asunto parece haber discrepancias segĂşn aseguran fuentes populares, quienes seĂąalan que la secretaria general tendrĂ­a reticencias a que hubiera un coordinador general, ya que quiere ejercer la direcciĂłn del partido sin intermediarios. Algunas fuentes, sin embargo, apuntan que serĂ­a Mariano Rajoy quien no tiene tan claro que no exista una figura en GĂŠnova que coordine el dĂ­a a dĂ­a del partido.

Sin embargo, otras fuentes apuntan a que en este asunto hay matices y que el cuestionamiento de que haya un coordinador general no es tanto por la figura en sĂ­ como por el perfil que pueda tener, ya que este podrĂ­a ser muy polĂ­tico o sĂłlo limitarse a la gestiĂłn del dĂ­a a dĂ­a de la casa y sin una relevancia polĂ­tica destacada. Incluso hay quien apunta que un vicesecretario podrĂ­a ejercer las funciones de coordinaciĂłn sin necesidad de que se creara la figura.

Junto a esta incĂłgnita estĂĄ tambiĂŠn la del futuro de Esteban GonzĂĄlez Pons, quien recientemente mostraba su deseo de que tras el Congreso de su formaciĂłn le "dejen hacer mĂĄs o menos" las mismas funciones que las que ha venido realizando "hasta ahora en comunicaciĂłn".

En cualquier caso, lo que parece claro es que en la elecciĂłn de los segundos escalones de mando estĂĄ teniendo un gran peso MarĂ­a Dolores de Cospedal, ya que quiere hacer un equipo que tambiĂŠn sea de su confianza ademĂĄs de la de Mariano Rajoy.

Pero precisamente esta concentraciĂłn de poder en manos de la Cospedal, quien llevarĂĄ el peso del partido, ahora que Mariano Rajoy estĂĄ centrado en la tarea de Gobierno, estĂĄ causando recelos entre algunos barones regionales, segĂşn numerosas fuentes consultadas por Europa Press.

En este sentido, explican que algunos de sus compaĂąeros no ven con muy buenos ojos que una presidenta regional concentre prĂĄcticamente todo el poder del partido. Sin embargo, los consultados descartan que este malestar se vaya a explicitar pĂşblicamente y mucho menos que vaya a causar algĂşn problema de cara al Congreso Nacional.