El PP advierte a los sindicatos de que las manifestaciones "no crean empleos"

Dice que la reforma supone una "refundación" del mercado laboral y pide a los grupos que se sumen al cambio con "ánimo positivo"

El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, ha reconocido que es "absolutamente legítimo" que los agentes sociales convoquen las movilizaciones que estimen oportunas, pero ha ironizado al afirmar que "no se conoce el caso de que ninguna manifestación creara un puesto de trabajo". Además, les ha invitado a que "tomen en serio" las reuniones que el Gobierno va a iniciar esta semana.

En rueda de prensa celebrada en Vitoria, Alonso ha afirmado que la reforma laboral aprobada este pasado viernes por el Consejo de Ministros es la "más profunda del mercado laboral estatal en la historia de la democracia", que se ha acometido en un tiempo "extraordinario" y ante una situación "especialmente grave" con cinco millones de parados.

El portavoz popular ha defendido que en el Estado lo que es "inasumible" es "no hacer nada", y ha explicado que el Gobierno de Mariano Rajoy se ha puesto "en la piel de los parados y en la de las empresas" para actuar de forma "decidida y valiente" para "no quedarse en reformas superficiales" porque, "con pequeños cambios, no se puede enderezar la situación".

Según ha explicado, esta reforma supone una "refundación" del mercado laboral español para que su "rigidez" no vuelva a producir los efectos actuales como la "destrucción masiva de empleo" y que acerca a España más a Europa "homologándose" a los mercados de trabajo de sus socios europeos, haciendo a las empresas españolas "más competitivas". "El Gobierno del PP en siete semanas, ha renovado las estructuras de este país más que el PSOE en siete años", ha afirmado.

Asimismo, ha hecho referencia a las críticas que se han realizado por parte del PSOE para afirmar que es "incomprensible que haya algunos que se nieguen a cambiar" y defender que el Gobierno central "no puede no hacer nada", sino que Gobierno y oposición deben establecer como "prioridad absoluta" dar una "alternativa y solución" a los españoles que no tienen trabajo.

Al respecto, ha aclarado que ha habido diálogo "antes, durante y después" de la reforma laboral, y ha recordado que la ministra de Empleo, Fátima Báñez, se reunirá este lunes con los agentes sociales. "Queremos hablar con ellos e incorporarles a la reforma y al cambio, y que sean conscientes de que el Gobierno tiene una estrategia que incorpora la reforma laboral en combinación con otras estrategias como la reforma del sistema financiera", ha indicado.

Huelgas
Ante la posibilidad de que los sindicatos convoquen una huelga general, Alonso ha defendido que "el Gobierno mantendrá su determinación en la necesidad de que se deben acometer cambios profundos" y ha reconocido que es "absolutamente legítimo" que los agentes sociales convoquen las movilizaciones que estimen oportunas, pero ha ironizado al afirmar que "no se conoce el caso de que ninguna manifestación creara un puesto de trabajo".

"Los puestos de trabajo los podemos crear si nos sentamos juntos a trabajar en la reforma y les invito a que tomen en serio las reuniones que el gobierno va a iniciar este semana porque ellos son también una parte fundamental de la solución de futuro", ha señalado.

Alonso ha afirmado que España saldrá de la crisis "si somos capaces de cambiar con decisión lo que es viejo y no ha funcionado", para lo que es necesario "un Gobierno valiente, con iniciativa y sin prejuicios que se atreva a enfocar un futuro de manera distinta". "En esta reforma laboral está el camino de las soluciones, en el inmovilismo encontraremos más tristeza, menos oportunidades y más injusticia social", ha insistido.

Por ello, ha realizado un llamamiento "reiterado" a las fuerzas políticas con representación parlamentaria para que "se sumen al esfuerzo de cambio con un ánimo positivo". En este sentido, ha recordado que se va a tramitar como proyecto de ley porque el Ejecutivo central cree que el texto "se puede mejorar" y ha reiterado que esperan que "más allá de las descalificaciones de quien no tiene un programa alternativo, haya laguna propuesta en positivo para enriquecer el texto".

"Inmovilismo del PSOE"
Alonso ha criticado que el PSOE se ha instalado en una especie de "inmovilismo" en el que no quiere que se cambie nada y ha defendido que debe cambiar de actitud y apostar por la reforma. "Quien tiene la responsabilidad de 5 millones de parados, tiene ahora mucho que decir para participar en la solución", ha subrayado.

Además, ha rechazado las críticas del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, al considerar que "no está en condiciones de dar ninguna lección porque no distingue la verdad de la mentira" y ha afirmado que a Rubalcaba "le resulta muy difícil mentir porque no sabe cuando miente y cuando dice la verdad". "Nosotros contamos la verdad a los españoles y tomamos decisiones que se pueden criticar pero nadie puede decir que no sean valientes", ha defendido.

Sin embargo, ha advertido que el Gobierno del PP no abrirá un diálogo para "no cambiar nada" y ha advertido que "no se puede quedar en la descalificación y en el no por el no". "Vamos con el ánimo de que nos trasladen propuestas en positivo, no para detener la lucha contra el paro sino para que se sumen a ella", ha insistido.

Finalmente, ha hecho referencia a las críticas realizadas desde los partidos nacionalistas sobre la eliminación de la autorización administrativa previa para los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), para defender que con esta medida, la reforma "homologa" España a Europa y ha recordado que el único país de los socios europeos donde se mantiene esta autorización previa es Grecia.

"Yo prefiero Europa a construir pequeños mundos nacionalistas inflexibles y cerrados porque abre más posibilidades para los trabajadores y para el país", ha concluido.