El poeta arevalense Segundo Bragado protagonizó la tertulia de 'La Alhóndiga de Arévalo'

El pasado viernes 19 de septiembre tuvo lugar la habitual tertulia literaria que, con periodicidad mensual, se viene realizando en la sala “Adaja” de la Posada Real “Los cinco Linajes” de Arévalo organizada por la Asociación cultural “La Alhóndiga de Arévalo”. En este caso los asistentes abordaron la figura del poeta arevalense Segundo Bragado, con quien pudieron compartir su obra poética y literaria.

Se leyeron poemas y artículos de Segundo Bragado al tiempo que el autor explicaba el significado íntimo de algunos de ellos y las vivencias que le habían llevado a escribir esos versos. La llanura castellana, los ríos, los árboles, los pájaros, la naturaleza, en fin y la mar, esa mar que conoció cumplidos los 45 años, son base argumental de gran parte de la obra de este poeta sencillo, amable y de profundo sentimiento.

 

Segundo Bragado Jiménez nació en Arévalo el día 10 de julio de 1937. Estudia hasta la edad de los 14 años en las Escuelas Primarias para posteriormente iniciarse como pintor industrial, profesión que desempeñó a lo largo de toda su vida, hasta su jubilación.

 

Amante de las cosas naturales y sencillas, empieza su afición poética influenciado por los poemas de Gustavo Adolfo Bécquer, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado o Rabindranath Tagore, entre otros. Más tarde se adentró en la poesía de su paisano Nicasio Hernández Luquero al que ya no abandonará nunca.

 

Una parte de su obra está compilada en “Crónicas y perfiles”, un documento elaborado por el propio autor con la ayuda del profesor Francisco Javier Rodríguez Pérez, pendiente de publicación. Otra buena parte de sus escritos y poemas están en “Gotas de Lluvia” (1986) y “Con los pies en la tierra” (1989).

 

Ha escrito, de igual forma, en multitud de revistas culturales y periódicos de ámbito nacional, e incluso, más allá de nuestras fronteras, en la revista guatemalteca “Gorrión de America”.

 

En la actualidad colabora de forma activa en la publicación arevalense “La Llanura”, perteneciendo al grupo de redacción de esa revista cultural.