El Plan Pive 2 pretende sustituir 150.000 vehículos con una dotación de 150 millones de euros

El subdelegado de Gobierno, José Luis Rivas, y Francisco Javier Yuste, secretario general de CONFAE, presentan el Plan Pive 2

Tras el éxito del Plan Pive 1, que consiguió reducir en Ávila el descenso de las ventas de vehículos de un 14% a un 7%, el Ministerio de Industria ha puesto en marcha el Plan Pive 2. El subdelegado de Gobierno, José Luis Rivas, y Francisco Javier Yuste, secretario general de CONFAE, han presentado hoy este nuevo Plan, que pretende sustituir 150.000 vehículos, tiene una dotación de 150 millones de euros, y que subvencionará con 2.000 euros como mínimo las nuevas adquisiciones de vehículos

José Luis Rivas, subdelegado de Gobierno, y Francisco Javier Yuste, secretario general de CONFAE, han dado hoy a conocer los detalles del Plan Pive 2, que tendrá una duración de 12 meses (o hasta que se agoten los recursos), y una dotación de 150 millones de euros.

 

El Plan Pive 1, que se desarrolló durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2012, consiguió reducir el descenso de las ventas de vehículos en Ávila del 14% al 7%, produciéndose en esos meses la venta de 242 vehículos.

 

En lo que va de año en Ávila se han vendido 345 vehículos, aunque como apuntaba Francisco Javier Yuste, el descenso de las ventas en estos tres meses y medios es de un 20%.

 

El Plan Pive 2 es el programa de incentivos al vehículo eficiente. Se enmarca dentro de las acciones puntuales que el Gobierno de España a través del Ministerio de Energía, Industria y Turismo lleva a cabo con el fin de reactivar sectores estratégicos de la economía española.

 

Dentro de estos sectores se encuentra la industria automovilística, de gran importancia para la economía española. Esta puesta en marcha de un nuevo Plan Pive 2 es debido al éxito que ha tenido la aplicación de la primera fase, Pive 1 (octubre, noviembre y diciembre de 2012).

 

Los sectores directos que se beneficiarán del Plan son: la fabricación de vehículos, la venta y postventa en concesionarios, el sector financiero y el tributario.

 

En líneas generales, esta nueva edición del Plan Pive sigue la líneas maestras de la primera edición en cuanto a los perfiles beneficiaros se refiere. Son por una parte: familias y vehículos de uso cotidiano, y por otro parte, profesionales, empresarios y autónomos para vehículos de carácter comercial e industrial.

 

 

Además, este Plan contiene un gran componente preventivo, tanto en lo que se refiere al ahorro y consumo energético como a la actualización del parque automovilístico con objetivos relacionados con la seguridad vial.

 

El Plan PIVE dos arrancó en el mes de febrero y se prolongará durante 12 meses, o hasta el agotamiento de los fondos, y tiene una dotación económica de 150 millones de euros. Su objetivo es la sustitución de entre 145.000 y 150.000 turismos y vehículos comerciales ligeros, además de favorecer la compra de vehículos con menor consumo de combustible.

 

La compra de vehículos estará subvencionada con 2.000 euros, aportados a partes igual por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y por el fabricante o importador (1.000 euros por parte del Ministerio y otros 1.000 como mínimo por parte del fabricante). Las familias numerosas recibirán 3.000 euros de subvención para vehículos con más de 5 plazas.

 

Esta iniciativa también permitirá el achatarramiento de vehículos con más de 10 años, en el caso de turismos, y de 7 años de antigüedad en el caso de vehículos comerciales ligeros.

 

Es requisito indispensable y necesario dar de baja en tráfico el vehículo viejo.

 

El precio de los vehículos adquiridos antes de IVA no puede ser superior a 25.000 euros, y exclusivamente para el caso de familias numerosas y vehículos con más de 5 plazas, el límite será de 30.000 euros antes de IVA.

 

Podrán beneficiarse de estas ayudas, particulares, profesionales, autónomos, micro-pymes y pymes.

 

 

Con este programa se buscan modelos de alta eficiencia energética, de menor consumo de combustibles y de CO2.

 

En la primera fase se ha conseguido la sustitución de 75.000 vehículos, con este otro programa se pretende sustituir el doble. La renovación de las flotas de transporte se ha mostrado como una de las medidas más eficientes para la reducción del consumo energético, con resultados positivos en materia ambiental y de seguridad vial.

 

 

En este sentido, el agotamiento de los fondos del Plan PIVE 1, en tan sólo tres meses, demuestra la excelente acogida de este tipo de iniciativas. Según los cálculos del Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético, IDAE, el ahorro energético que se le supone a esta nueva convocatoria del Plan PIVE 2 asciende a una reducción de unos 78 millones de combustible al año, lo que supone un ahorro de 36 millones de euros en importaciones de petróleo. Hay que añadir además, el impacto medioambiental de una reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero de 262.000 toneladas de CO2.

 

Con todo esto el Gobierno intenta que nuestro país cumpla con los compromisos internacionales en cuanto a sostenibilidad ambiental y limpieza del aire de las ciudades.