El "Plan E" del ministro Árias y la consejera Clemente

 

Cada vez que nuestros gobernantes, particularmente la consejera de Agricultura y GanaderĂ­a, Silvia Clemente, y el ministro de Agricultura, Miguel Arias CaĂąete, desempolven la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, con la que nos obsequiaron los dos gobiernos de Zapatero, los agricultores y ganaderos tendremos motivos para pensar que nos estĂĄn metiendo la mano en el bolsillo.

No es razonable que cuando se lanzan mensajes de recorte tras recorte, cuando la Junta alarga los plazos para retrasar meses las ayudas comprometidas en 2011, cuando se van a reducir y suprimir muchas lĂ­neas de ayudas en 2012 que estaban previstas en el Plan Integral Agrario para el Desarrollo Rural de Castilla y LeĂłn, y cuando en el nuevo Ministerio lo primero que hicieron fue aplicar una nueva poda de 400 millones de euros; se anuncie la puesta en marcha de proyectos al amparo de la Ley antes mencionada por importe de 325 millones de euros para los prĂłximos aĂąos.

Porque destinar dinero para este tipo de proyectos estĂĄ muy bien cuando hay para todo, como estĂĄ muy bien lo que se gasta en los programas de desarrollo rural de los Leader y Proder, pero cuando no hay para todo, toca priorizar y no despilfarrar con proyectos municipales que no tienen actividad productiva alguna y que en la mayorĂ­a de los casos sirven tan solo para pagar favores polĂ­ticos a los amigos y colocar a los mĂĄs prĂłximos.

Es evidente que la riada de millones que al parecer se trajo el martes dĂ­a 24 la consejera de su reuniĂłn en Madrid con Arias CaĂąete no existen. Tajantemente esos millones son falsos, es decir, no figuran en la caja del ministerio. Pero dicho esto, es probable que los saquen de algĂşn sitio porque este tipo de gasto sĂ­ interesa a los polĂ­ticos, sĂ­ le sirve para cortar cintas aunque sea inaugurando farolas que despuĂŠs no alumbrarĂĄn porque no habrĂĄ para pagar la factura elĂŠctrica. SacarĂĄn dinero para ofrecer a las comunidades autĂłnomas, que a su vez lo ofrecerĂĄn a los ayuntamientos, y que previamente nos lo habrĂĄn quitado a los agricultores y ganaderos.

Por eso, si estos proyectos salen adelante, serĂĄ una mala noticia para el campo, pues ese dinero habrĂĄ dejado de ir a los profesionales para compensar sus pĂŠrdidas de renta, o lo que es mĂĄs importante, habrĂĄ dejado de ir a los profesionales para modernizar sus explotaciones, para apoyar a los jĂłvenes que se incorporan o habrĂĄ dejado de ir a la obra pĂşblica de modernizaciĂłn de los regadĂ­os.

Esto que se inventĂł el PSOE y que ahora parece que va a ser un juguetito en manos del PP, es un nuevo Plan E en toda regla, es un marco legal para sacar el dinero del ministerio de Agricultura y de la consejerĂ­a de Agricultura, el poco que todavĂ­a les queda, y financiar a las entidades locales alimentando proyectos faraĂłnicos una veces, innecesarios otras, e improductivos casi siempre.

La ley estrella del PSOE para el campo siempre se vendiĂł como un texto legislativo de carĂĄcter horizontal que involucraba a prĂĄcticamente todos los ministerios y que tendrĂ­a como finalidad Ăşltima mejorar las condiciones de vida en el medio rural, y en particular de los agricultores y ganaderos. Pues bien, toca preguntar dĂłnde estĂĄ la financiaciĂłn que aportan otros ministerios del Gobierno de la naciĂłn y otras consejerĂ­as del la Junta, y la respuesta es en ningĂşn sitio, lo que denota la nula voluntad polĂ­tica de cumplir con los nobles objetivos que figuran en el preĂĄmbulo de la misma.

Esta Ley es un fraude y los que se empeĂąen en aplicarla sacando para ello el dinero del bolsillo de los agricultores, se convertirĂĄn en un fraude electoral.

 

Valladolid, 30 de enero de 2012