El plan de ajuste no supondrá un recorte para los ciudadanos

La deuda del consistorio con FCC y la Corporación Española de Transporte supera el 50% del total

El teniente de alcalde de Servicios Económicos del Ayuntamiento de Ávila, Félix Olmedo, ha asegurado este miércoles que el plan de ajuste que se aprobará en el pleno del próximo 30 de marzo, aparejado al decreto de pago a proveedores, "en ningún momento va a ser un recorte para los ciudadanos porque no afectará a las áreas de empleo y servicios sociales".

Este plan de ajuste aumentará algunas tasas que no se ajustan al precio de mercado y disminuirá ciertos contratos en un porcentaje entre el 15 y el 20%, pero según el responsable de la economía municipal "está totalmente descartado el recorte de plantilla, así como la reducción de sueldos".

Es la medida que falta para que el consistorio pueda comenzar a pagar, en virtud del Real Decreto-Ley 4/2012, a los 227 proveedores con los que mantiene una deuda global de más de 10 millones y medio de euros (10.605.805,13€). La mayor parte de esa deuda se concentra en una veintena de proveedores y sólo las cantidades adeudadas a Fomento Construcciones y Contratas, más de cuatro millones, y la Corporación Española de Transporte, superan ya la mitad del total.

Además la lista de acreedores del consistorio abulense contiene un proveedor con una deuda entre medio millón y un millón de euros, 10 entre 100 mil y 500 mil euros, 15 entre 50 y 100 mil euros, 14 entre 25 y 50 mil euros, 137 entre mil y 25 mil euros y 48 a los que se les adeudan hasta mil euros. Según ha señalado Félix Olmedo, en la web del ayuntamiento de Ávila se puede encontrar un listado de estos proveedores. Si alguno no se encontrase en la lista siendo acreedor del consistorio, tiene 15 días para solicitar el correspondiente certificado.

El pago a proveedores se realizará a través de dos fórmulas. Una vendría directamente del préstamo del ICO en función a la relación presentada al ministerio de Hacienda y que se pagará "via número de cuenta, denominación social, NIF y denominación social" y la otra son aquellos certificados que se han emitido para las deudas que no se encuentran en esa relación, en cuyo caso la deuda se podrá cobrar mediante la presentación de este certificado en su oficina bancaria.

En este sentido, Olmedo ha apuntado que el decreto excluye las deudas con las Administraciones y sus organismos autónomos y que, por tanto, "autónomos, empresarios y pymes son los primeros que tienen que cobrar".

El teniente de alcalde de Servicios Económicos ha recordado que, si bien el decreto de pago a proveedores es la principal medida de ajuste tomada desde el Gobierno Central, el consistorio abulense recibirá también cerca de 300 mil euros correspondientes al reintegro de la participación de los tributos del Estado de 2010, que en un principio se redujo porque las cantidades asignadas en 2008 y 09 "respondieron a un mal cálculo del Gobierno anterior".

Además, la subida del IBI, para las viviendas con mayor valor catastral, reportará al ayuntamiento de la capital abulense cerca de 500 mil euros. Felix Olmedo ha subrayado que otra medida fue el control del déficit financiero, situado en el 0,3%, pero que el Ayuntamiento de Avila ya cumplió el pasado año.