El peor momento para un paciente oncológico es el periodo entre el diagnóstico y la confirmación o no de metástasis

Puedes pasar hasta 20 días de espera


MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El peor momento para un paciente oncológico es el periodo que pasa desde que recibe el diagnóstico del tumor hasta la confirmación, o no, de metástasis, según han asegurado este martes diversos pacientes reunidos en el 'III Foro contra el cáncer. Por un enfoque integral. Diagnóstico: cáncer ¿es el paciente la prioridad?', organizado por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) con motivo de la celebración del Día Mundial contra el Cáncer.

El acto ha estado presidido por la Princesa de Asturias y presidenta de Honor con carácter permanente de la AECC y su Fundación Científica; la ministra de Sanidad, Servicios, Sociales, Ana Mato, y la presidenta de la AECC, Isabel Oriol. Allí, los pacientes han narrado sus experiencias con el cáncer y han destacado la "soledad" a la que se han enfrentado durante los primeros momentos del diagnóstico.

"Ahí hay un agujero negro ya que uno no tiene ningún entorno donde consultar y compartir ese miedo que se tiene a la hora de no saber si existe o no metástasis. Antes existía la percepción de que cuando te diagnosticaban cáncer ya estabas muerto y ahora se tiene esa misma percepción cuando se dice que hay metástasis", ha asegurado Pedromari Olaeta, paciente de cáncer de colon.

Estas mismas declaraciones han sido corroboradas por la presidenta de la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), Roswitha Britz, quien ha destacado la necesidad de que haya una mayor "información cara a cara" entre los pacientes y los médicos y de que, además, los enfermos puedan hablar con los enfermeros para consultarles "todas" las dudas que han surgido en la consulta y que, o bien por falta de tiempo o bien porque no se les ha ocurrido, no han podido preguntar al profesional médico.

Pero estas primeras informaciones no sólo son importantes para el paciente sino que, también, para las familias ya que, según han recordado, el entorno que rodea al paciente tiene también "muchos problemas" y "muchas dudas" que afectan a su estado anímico y psicológico y, por ende, al del propio paciente.

ACCESO A UNA INFORMACIÓN "VERAZ"

Por este motivo, la representante de la Asociación Española de Afectados por Cáncer de Pulmón, Jessica Martínez, e hija de un paciente con este tumor, ha subrayado la importancia de que los enfermos oncológicos tengan una persona de referencia, tanto en el momento en el que reciben la noticia de que padecen un cáncer como durante el desarrollo y tratamiento de la enfermedad.

Ante esto, los enfermos han solicitado que haya una "mayor" calidad en las informaciones que reciben y de que los profesionales médicos les guíen para que sólo obtengan informaciones "veraces y objetivas". "Necesitamos tener información veraz y los pacientes deberíamos tener acceso a personas de referencia. Por ello, pido que se garantice el libre acceso e igualitario a las personas de referencia por parte de los enfermos", ha recalcado Olaeta.

Asimismo, la dificultad para conocer los distintos ensayos clínicos así como los hospitales de referencia han sido otros de los principales problemas comentados por los pacientes durante el Foro de la AECC. En este sentido, han criticado las diferencias entre los sistemas sanitarios de las comunidades autónomas y han solicitado a la Administración la creación de una herramienta "más fuerte y contundente" que corrija este problema.

Además, la representante de la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer, Carmen Menéndez, ha recordado que los menores oncológicos tienen que ser tratados en unidades de referencia, lo que hace que "muchos de ellos" se tengan que desplazar para ser atendidos.

Ante esto, Menéndez ha pedido al Ministerio de Sanidad la creación de una lista con los hospitales de referencia con el fin de que los niños con cáncer tengan acceso desde el primer momento al mejor diagnóstico y tratamiento. Y es que, además, los desplazamientos que tienen que realizar los familiares elevan los costes de la enfermedad puesto que, según ha informado, la medida de gasto mensual por este motivo se sitúa entre los 400 y los 600 euros.

Finalmente, y a pesar de todo ello, el miembro de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), Javier Pardo, ha destacado la necesidad de que se deje trabajar a los médicos y de que las familias permanezcan "unidas".