El PCAS pide agilizar las ayudas alimentarias a las familias más necesitadas de Ávila

Critica el retraso con el que se está llevando a cabo el reparto de alimentos del FEGA, cuya segunda fase, de las tres programadas hasta febrero de 2017, asegura que aun no se ha ejecutado.

El Partido Castellano (PCAS) de Ávila reclama iniciativas al Ayuntamiento de Ávila y a la Junta de Castilla y León para garantizar que el reparto de alimentos en la capital abulense a las familias más castigadas por la crisis económica y a los colectivos en riesgo de exclusión llega con eficacia y celeridad a todos los que lo necesitan, al tiempo que se establezcan medidas estructurales para ofrecer una vida y un empleo dignos "para que todas las familias de Ávila puedan sentirse miembros de una comunidad social sin penurias ni discriminación económica".

 

Domingo Malzoni, portavoz en Ávila del PCAS, se considera "indignado ante la situación de abandono que sufren muchas familias de Ávila que viven en la precariedad económica", y ha pedido explicaciones sobre "el incumplimiento y las tardanzas excesivas con el tema de distribución de alimentos a personas y familias en extremas necesidades por esta crisis provocada".

 

Malzoni recuerda que al comienzo de la crisis se elaboró un protocolo de distribución de alimentos en Ávila mediante tres fases dentro de un mismo año para paliar las situaciones de emergencias alimentarias, "acuerdo que está lejos de cumplirse, llevando a muchas familias a tener que buscar alimentos hasta en los contenedores de residuos".

 

El portavoz del PCAS señala que con fecha de 17 de octubre se difundió una distribución de 17 toneladas de alimentos que llegarían a 5.300 personas en Ávila desde el FEGA (Fondo Español de Garantía Agraria) del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, aclarando de que se trataba de la segunda fase y que la primera operación se efectuó en junio, y critica que "si hay voluntad de engañar a los estómagos de quienes lo esperan con ilusión llegará en noviembre o en diciembre y quiere decir de que la tercera fase se va a distribuir en el año 2017, total, el hambre puede esperar".

 

Los castellanistas recuerdan que son miles las familias abulenses en las que todos sus miembros están en situación de desempleo, "o no reciben ningún ingreso, o están en pobreza energética o no pueden pagar ni alquileres ni hipotecas… colectivos que dependen de la buena voluntad de ONG’s y otras entidades de carácter social que intentan cubrir de forma insuficiente los vacíos que dejan administraciones como el Ayuntamiento, la Junta de Castilla y León y el Gobierno Central".