El paseo por la alfombra roja de los Oscars: Glamour, sorpresas, decepciones

El paseo por la alfombra roja

Menos derroche de glamour y sensualidad de otros años sobre la red carpet que conducía Dolby Theater en Los Ángeles que estuvo marcada por la polémica de los #OscarsSoWhite. Repasamos lo mejor y lo peor.

1. La última es la primera. Empezamos con Jennifer Lawrence, que se hizo esperar, fue de las últimas en llegar pero su vestido mereció la pena. Negro y con transparencias, fue una de las más sexys de la noche sin enseñar más de la cuenta y, como era de esperar, fue fiel a Dior, firma de la que es embajadora. 

 

 

2. El negro también fue el color que escogieron Kate Winslett, que estaba nominada a mejor actriz secundaria por Steve Jobs, no dio en el clavo. Su lamé de seda estropeó un sencillo diseño de Ralph Lauren, como el de Jennifer Garner, eso sí, el suyo tenía un punto de sofisticación gracias a la pedrería del pecho.

 

 

 

3. Aunque también de color carbón, Julianne Moore se merece un punto y aparte porque dio una auténtica lección de estilo con un vestido de Chanel con pedrería y que resaltaba con el color de su cabello. Sus pendientes redondos también fueron otro acierto.

 

 

4. Casi igual de exquisito fue el Amani Privé de Naomi Watts. De tubo y palabra de honor, era una auténtica obra de arte con cristales de Swarovski. ¡Espectacular! Quien también eligió brillo fue Daisy Ridley, con un Chanel color gris lleno de brillantes ideal... aunque lo único el corte, quizá nos hubiera gustado largo del todo o algo más corto.

 

 

 

5. Alicia Vikander protagonizó la gran decepción de la noche en relación a lo que nos ha ido enseñando durante todo este tiempo atrás. En cuanto pisó la red carpet, su vestido se convirtió con objeto de memes. Es lo que tiene enfundarse un modelo amarillo y con mucho volumen que, por muy Vuitton que fuera, recordaba demasiado al de Bella. 

 

 

6. Algo parecido ocurrió con el Gucci de Brie Larson, no le sentaba del todo bien y los volantes y el cinturón de pedrería hacía que pareciera demasiado recargado.

 

 

7. La gran sorpresa de la noche fue Rooney Mara, con un vestido blanco Riccardo Tisci para Givenchy de manga larga y con una abertura a la altura del estómago y un recogido de lo más original con minimoños. Lo de Cate Blanchett jamás sería una sorpresa porque es una de las mujeres con más estilo y su Armani Privé, de estilo barroco en verde agua marina, no decepcionó pero tampoco pasará a la historia.

 

 

 

8. En su estilo también Charlize Theron, muy guapa con un vestido rojo pasión con un escotazo de Dior...

 

 


9. Lady Gaga y Olivia Wilde llevaron el wedding sytle más arriesgado a la red carpet. Mientras que la cantante se decantó por un mono palabra de honor con falda superpuesta de Brandon Maxwell, la actriz optó por un Valentino Haut Couture con escote plisado en la espalda que se ha coronado como uno de los más arriesgados de la noche. 

 

 

 

10. Sin pena ni gloria. Así definimos los vestidos de estas celebrities, que no se pueden clarificar como los peores de la noche, pero tampoco marcarán un antes y un después en la historia de los Oscar. Y en este grupo están Rachel McAdams, que en el almuerzo de nominados lució un look lady de lo más cool y hoy ha optado por una opción demasiado sencilla: un vestido verde de seda con escote halter.

 

 

11. Sofía Vergara, que no innovó y se enfundó un palabra de honor azul y Saoirse Ronan, que se decantó por un Calvin Klein de paillettes con el que, aunque iba elegante, no pasará a la historia como el mejor vestido de los Oscar.

 

 

 

12. Kerry Washington enseñó tipazo con un modelo de Versace marcando cintura de cuerpo con tirantes todo de cuero (muy de moda esta temporada) negro y falda abierta en blanco con gran caída que podía aparecer con Olivia Wilde como compañera de reparto...