El Partido Popular defiende a ultranza la existencia de las diputaciones avalada por su gestión

Agustín Gonzáles junto a Antolín Sanz

Agustín González, presidente de la Diputación de Ávila durante 11 años, ha hecho esta tarde balance de su gestión ante los alcaldes y concejales populares de la provincia. Una gestión en la que descata la reducción de la deuda de la Institución provincial de 55 a 16 millones de euros, y los servicios prestados en infraestructuras, dependencia, turismo, cultura, deportes y juventud, a todos los ayuntamientos de los 248 municipios abulenses.

 

González ha desgranado los programas puestos en marcha desde cada una de las Áreas de la Diputación, y ha expuesto los proyectos prioritarios llevados a cabo en los municipios como en Espacio San Juan de la Cruz en Fontiveros, el Museo de la Transhumancia de Navalonguilla; la Villa Romana de San Pedro del Arroyo; el Museo de la Transición en Cebreros; la Casa Rural de Bejamín Palencia: el Molino del Tío Alberto; los polígonos industriales de Piedrahíta, Burgohondo y Cebreros; el Plan de competitividad de la Sierra de Gredos y Valle de Iruelas o la Plaza de la Diputación en Ávila.

 

Personalmente ha dicho que todo lo que le ha acontecido en estos once años es positivo, y considera que no se ha dejado ningún proyecto “en el tintero”.

 

Durante su intervención, González al igual que el presidente del Partido Popular en Ávila, Antolín Sanz, ha hecho una defensa a ultranza de la existencia de las diputaciones como “valedoras de los municipios, y de la solidaridad e igualdad entre los grandes y lo más pequeños, siendo éstas necesarios e induscutibles instintuciones que tanto ayudan y cooperan con los ayuntamientos”

 

Asimismo, ambos han pedido a los partidos emergentes abulenses que aclaren cuál es su postura sobre el mantenimiento de la Diputación, lanzándoles una pregunta “¿Qué sería de la mayoría de los pueblos de nuestra provincia si la Institución provincial desapareciera?”

 

Agustín González también ha explicado cual ha sido la clave para que la Diputación sea una de las intituciones menos endeudadas, “la continuidad en el gobierno de la misma, que con trabajo y austeridad nos ha permitidos mantener los servios y las prestaciones a todos los ayuntamientos e ir reduciendo anualmente la deuda”. Una deuda que cuando el Partido Popular llegó a la Diputación ascendía a 55 millones de euros – 1.250 millones de pesetas en esos momentos de deuda a la Seguridad Social, y 8.000 millones de pestas a los bancos, que sólo en amortizaciones e intereses suponían a la Diputación un desembolso diaro de más de 30.000 euros-, y en la actualidad es de 16.

 

Antolín Sanz ha querido agradecer a Augustín González  “todo el trabajo realizado durante estos 11 años llevado a cabo como es él, con seriedad, escucha permanene, honradez y defensa con uñas y dientes de los intereses de esta provincia”. Palabras también de agradecimiento de Sanz para todos los diputados provinciales.