El paro juvenil baja en 2013 por primera vez durante la crisis y el de larga duración sube casi un 6%

Trabajador en una fábrica.

El número de jóvenes en paro menores de 25 años bajó en 40.900 personas en 2013, lo que supone un 4,4% menos que en 2012, situándose la cifra total de jóvenes en situación de desempleo en 889.300 al finalizar el año pasado.

La tasa de paro juvenil se situó así en el 55,06% a cierre de 2013, tasa ligeramente inferior a la del ejercicio anterior (55,12%), pero casi siete décimas superior a la del tercer trimestre de 2013, cuando el desempleo de los jóvenes menores de 25 años se situó en el 54,37%.

En el último trimestre de 2013, el número de jóvenes en paro descendió en 53.800 desempleados (-5,7%), pero el fuerte descenso de la actividad entre octubre y diciembre provocó que la tasa de desempleo subiera ligeramente, desde el 54,37% del tercer trimestre de 2013 hasta el 55,06% en el cuarto trimestre del mismo año.

De hecho, el número de activos menores de 25 años bajó en 119.300 jóvenes en el cuarto trimestre de 2013, un 6,9% respecto al trimestre anterior, según datos extraídos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los jóvenes son uno de los colectivos más castigados por la crisis, sobre todo los de 20 a 24 años. Sin embargo, en el cuarto trimestre del año pasado, el paro de los chavales de entre 20 y 24 años bajó en 19.600 personas, un 2,7% respecto al trimestre anterior, mientras que el de los jóvenes de 16 a 19 años bajó en 34.200 personas (-14,6%).

En todo el año, el paro de los jóvenes de 20 a 24 años se redujo en 48.600 desempleados (-6,6%), en tanto que entre los de 16 a 19 años el desempleo aumentó en 7.700 personas (+4%).

De los casi 5,9 millones de parados contabilizados en España al finalizar 2013, el 15,08% son jóvenes menores de 25 años y ya más de la mitad, el 50,09%, son parados de larga duración, otro de los colectivos que más está sufriendo la crisis.

De hecho, el número de parados de larga duración (más de un año en el desempleo) se incrementó en 163.700 personas en 2013, un 5,87% más que en 2012, hasta situarse por encima de los 2,95 millones de personas. En el último trimestre de 2013, los parados de larga duración aumentaron en 54.700 (+1,9%).