El Papa pide información sobre las personas con cuenta corriente en el Banco Vaticano

Imagen del Papa Francisco saludando

El Pontífice quiere las cuentas claras en el IOR.

El Papa Francisco habría pedido la documentación necesaria a la dirección del 'Banco del Vaticano', el Instituto para las Obras de Religión (IOR), incluida la información sobre las personas que tienen cuentas corrientes, según informa el diario italiano 'La Stampa'.

 

Así, el diario indica que el Pontífice quiere las cuentas claras en el IOR y por ello, habría solicitado los nombres de las personas que se encuentran detrás de las cuentas cifradas del IOR "antes de tomar cualquier decisión (reforma o cese)".

 

Además, recuerda que en el ámbito de la reforma de la Curia romana puede que también cambie el IOR pues así lo han dicho ya tanto el cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga, uno de los ocho cardenales que aconsejarán al Papa, como el cardenal Francesco Coccopalmerio, autor del primer borrador de la reforma.

 

No obstante, indica que el Papa Francisco difícilmente cerrará el instituto, que sirve, por ejemplo, para financiar a las Iglesias de los países más pobres del planeta y que viven en situaciones de enormes dificultades económicas.

 

Este paso llegaría unos dos meses después de que el Vaticano eligiera al alemán Ernst von Freyberg nuevo presidente del IOR, como resultado de una larga evaluación y de una serie de entrevistas llevadas a cabo por la Comisión cardenalicia con el apoyo constante del Consejo Supervisor y que fue seguida de cerca por Benedicto XVI.

 

Esta elección llegaba a su vez unos ocho meses después de que el pasado 24 de mayo dimitiera el entonces presidente del IOR, Ettore Gotti Tedeschi, y de que la Comisión Cardenalicia del Banco Vaticano aprobara por unanimidad un voto de censura a su gestión y recomendara el cese de su mandato por "no haber desarrollado varias funciones de primera importancia para su cargo".

 

El Consejo del IOR iniciaba ya entonces la búsqueda de "un nuevo y excelente presidente" que esperaban que ayudara al Instituto "a recuperar relaciones eficaces y amplias entre el Instituto y la comunidad financiera basadas en el respeto mutuo de los estándares bancarios internacionalmente aceptados".