El Papa llega a Madrid para el "extraordinario encuentro" de la JMJ

Unos 2.000 jĂłvenes peregrinos le han dado la bienvenida

El Airbus 320 de la compaùía italiana 'Alitalia', en el que viaja el Papa Benedicto XVI, ha aterrizado poco antes de las 12.00 horas, en el aeropuerto madrileùo de Barajas. En la pista de aterrizaje le esperaba el Nuncio del Papa, monseùor Renzo Fratini, y el embajador primer introductor de embajadores, don JosÊ María Rodríguez Coso, que subirån al avión.

Asimismo, los Reyes, don Juan Carlos y doĂąa SofĂ­a, junto al cardenal arzobispo de Madrid, Antonio MarĂ­a Rouco Varela, le esperaban a pie de pista. TambiĂŠn estaban presentes en la ceremonia de bienvenida el presidente del Gobierno, JosĂŠ Luis RodrĂ­guez Zapatero, y el lĂ­der del PP, Mariano Rajoy. A este acto han asistido tambiĂŠn numerosas autoridades civiles de la Casa Real, el Gobierno, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento.

Unos 2.000 jĂłvenes peregrinos se encontraban tras un cordĂłn de seguridad para darle la bienvenida a Benedicto XVI, junto a algunos niĂąos ataviados con el uniforme tĂ­pico de la Guardia Suiza.

El Papa Benedicto XVI ha pedido a los jĂłvenes que no se avergĂźencen del SeĂąor, a su llegada a EspaĂąa para participar en la XXVI Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). "Es urgente ayudar a los jĂłvenes discĂ­pulos de JesĂşs a mantenerse firmes en la fe y asumir la bella aventura de anunciarla y testimoniarla abiertamente con su propia vida", ha destacado en su discurso en la ceremonia de bienvenida en el aeropuerto de Barajas, ante los Reyes de EspaĂąa, el presidente del Gobierno y multitud de autoridades.

TambiĂŠn estaban presentes multitud de peregrinos que, poco despuĂŠs de iniciar su discurso, han empezado a corear el lema 'Esta es la juventud del Papa'."ÂżPor quĂŠ y para quĂŠ ha venido esta multitud de jĂłvenes a Madrid? Aunque la respuesta deberĂ­an darla ellos mismos, bien se puede pensar que desean escuchar la Palabra de Dios, como se les ha propuesto en el lema para esta Jornada Mundial de la Juventud, de manera que, arraigados y edificados en Cristo, manifiesten la firmeza de su fe", les ha respondido.

El Santo Padre ha subrayado que muchos jĂłvenes, ademĂĄs, miran con preocupaciĂłn el futuro ante la dificultad de encontrar un empleo digno, o bien por haberlo perdido o tenerlo muy precario e inseguro. Igualmente, se ha referido a otros que precisan de prevenciĂłn para no caer en la red de la droga, o de ayuda eficaz, si por desgracia ya cayeron en ella. Y ha seĂąalado que no pocos, por causa de su fe en Cristo, sufren en sĂ­ mismos la discriminaciĂłn, que lleva al desprecio y a la persecuciĂłn abierta o larvada que padecen en determinadas regiones y paĂ­ses.

El PontĂ­fice ha recordado sus anteriores visitas a EspaĂąa, y particularmente las realizadas el pasado aĂąo a Santiago de Compostela y Barcelona y ha agradecido la dedicaciĂłn de las autoridades eclesiĂĄsticas y civiles para organizar la JMJ, asĂ­ como la hospitalidad de familias, parroquias, colegios e instituciones que acogen a los jĂłvenes de todo el mundo.