El Obispo de Ávila, triste por la noticia de la Santa Sede

Jesús García Burillo, Obispo de Ávila

En su escrito semanal, Jesús García Burillo, Obispo de Ávila, muestra su tristeza tras conocerse ayer que el Papa Francisco no visitará Ávila durante el 2015, año de celebración del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa. Tristeza, que sin embargo, señala García Burillo, "no borra el hecho seguro de que el Papa está muy cerca de nuestra diócesis".

El Obispo de Ávila, Jesús García Burillo, a través de un comunicado, no ha ocultado su tristeza tras conocerse la noticia, difundida por la Conferencia Episcopal Española, en la que afirmaba que el Papa Francisco no visitará España durante el 2015, es decir, Ávila no podrá de la presencia del Santo Padre con motivo de la conmemoración del V Centenario de Santa Teresa.

 

Comunicado del Obispo de Ávila, Jesús García Burillo

 

Queridos diocesanos:


Nos sentimos muy tristes al conocer el comunicado de la Santa Sede al Presidente de la
Conferencia Episcopal Española afirmando que no está prevista la visita del Papa a España
en este año. Esta tristeza, sin embargo, no borra el hecho seguro de que el Papa está muy
cerca de nuestra diócesis. Y no me refiero a la visita que san Juan Pablo II nos hizo
físicamente en el año 1982 y que permanece viva en nuestra alma, me refiero a otro modo de
presencia que el Papa Francisco ha tenido ya en dos ocasiones con nosotros.


La primera ha sido en forma de gracia jubilar. Una gracia amplísima que cada día podemos
alcanzar durante este año: “Por mandato del Santísimo Padre Francisco, manifestando de
buen grado su paternal benevolencia, se concede el Año Jubilar Teresiano en España con la
siguiente indulgencia plenaria a los fieles verdaderamente arrepentidos, con las
condiciones acostumbradas. Los devotos impedidos a causa de la ancianidad o por grave
enfermedad igualmente podrán lucrar la indulgencia plenaria si… se unieran
espiritualmente a las celebraciones jubilares o peregrinaciones…” De este modo, la bondad
del Papa nos visita cada día y nos invita a renovarnos espiritualmente, gustando la
misericordia de Dios, que nos abre el corazón, “respirando las mañanas frescas”, a las que
alude San Juan de la Cruz.


Hemos experimentado también la presencia cercana del Papa cuando se adentró en los
escritos de Santa Teresa, ofreciéndonos luz y fuerzas para nuestra vida por medio del
Mensaje que nos envió. Fue al comenzar el Año Jubilar Teresiano, el pasado 15 de octubre.
Por medio de sus palabras, dirigidas al Obispo de Ávila, el Papa se hacía presente
proponiéndonos a la Santa como modelo de mujer andariega. ¿Y hacia dónde camina Teresa
de Jesús, abriéndonos el paso a nosotros? ¿A Medina, a Valladolid, a Duruelo, a Pastrana, a
Sevilla, a Alba de Tormes? Ciertamente, Teresa camina también hoy hacia estas ciudades,
pero sólo son lugares de paso. La meta final de su camino es Jesucristo. Ella camina y nos
invita a marchar con ella hacia Jesucristo. Lo hace por cuatro caminos que podemos recorrer
cada día. Os invita a ello. ¡Mucho ánimo!


Alegría. Teresa nos invita en primer lugar a “andar alegres sirviendo”. La santidad es alegría
porque Dios se alegra con nosotros. La Santa nos dice hoy a nosotros y especialmente a los
jóvenes: ¡no dejéis de estar alegres! El Evangelio no es una bolsa de plomo que se arrastra
pesadamente, sino una fuente de gozo que llena de Dios el corazón y lo impulsa a servir a
los hermanos.


Oración. El Papa nos ofrece un segundo camino para acompañar a Teresa: la oración. La
Santa transitó muy firme por este camino, que definió bellamente como “tratar de amistad
estando muchas veces a solas con quien sabemos nos ama”. Cuando los tiempos son recios, como los actuales, son necesarios amigos fuertes de Dios para sostener a los flojos.

 

Cristo necesita de nuestra fortaleza. Rezar no es una forma de huir ni de aislarse, sino de pensar y de amar a los demás.


Fraternidad. Pero el Papa y Teresa saben muy bien que el camino no podemos hacerlo
solos, sino juntos. La vida cristiana transcurre siempre por la vía de la fraternidad en el seno
de la Iglesia madre. Al fundar pequeñas comunidades de mujeres que, a imitación de los
apóstoles, siguieran a Cristo, nos recuerda que no podemos vivir sino poniendo espaldas
unos a otros para mantenernos firmes y no andar por el suelo.


Misión. El último camino que propone Santa Teresa para andar con ella es la preocupación
por el tiempo presente. ¿A dónde nos puede llevar la cultura de la insolidaridad, de la
corrupción, del odio entre pueblos, del egoísmo económico? Teresa no se apartó del mundo
ni de las preocupaciones de la gente, ni cedió al llanto amargo, por el contrario se metió en
las preocupaciones de los hombres, en cada detalle, porque entre los pucheros anda el Señor.


Estos han sido, mis queridos amigos abulenses, los regalos que el Papa Francisco ha hecho a la diócesis de Ávila. Démosle gracias, apoyémosle con nuestro cariño y nuestra oración, tal y como él tan insistentemente nos pide. Devolvámosle su afecto por nosotros en forma de oración por los frutos de su ministerio como Sucesor del Apóstol Pedro. Así le hacemos saber que la Iglesia particular de Ávila está unida a él en espíritu y en verdad.


Con mi cariño y bendición para todos,

 

Jesús García Burillo
Obispo de Ávila