El Obispo de Ávila recuerda las palabras del Cardenal Blázquez sobre la situación política

El prelado recuerda que la falta de acuerdo político nos ha llevado a unas nuevas elecciones, lo cual ha generado "grandes incertidumbres".

"Que cada uno ejerza su responsabilidad civil buscando siempre el bien común". Con este objetivo, el Obispo de Ávila, Jesús García Burillo, ha querido reflexionar en su alocución semanal a los fieles sobre el discurso del presidente de la Conferencia Episcopal, el Cardenal Ricardo Blázquez, en la última Asamblea Plenaria, acerca de la situación política en la que se encuentra el país en la actualidad.

 

En él, Blázquez calificaba de "inéditos" los resultados electorales del pasado diciembre y aseguraba que los obispos están llamados, como pastores de la Iglesia, "a decir una palabra sobre las especiales circunstancias políticas que está viviendo nuestro pueblo".

 

Siguiendo esta misma línea, el prelado recuerda que la falta de acuerdo político nos ha llevado a unas nuevas elecciones, lo cual ha generado "grandes incertidumbres". Por ello, centra su mirada en cuatro puntos concretos del discurso de abril del presidente de la CEE sobre "algunas realidades básicas que nos garantizan mayor estabilidad y una mirada más confiada al futuro".

 

Así, García Burillo recoge las palabras del Cardenal Blázquez sobre el papel de la Iglesia en la firma de la Constitución de 1978 ("gestada en un ambiente de diálogo y consenso", "reconciliándonos como ciudadanos y convivientes"), sobre la importancia histórica de Europa, sobre la importancia de garantizar la libertad religiosa (que "debe ser reconocido, ya que es inherente a la persona, que lo tiene por sí misma y no porque se le otorgue"), y sobre la laicidad positiva (que implica "cooperación" y "neutralidad", por lo que Blázquez aboga por mantener los Acuerdos Iglesia – Estado "que no sin privilegios, sino instrumentos jurídicos de armonía con el derecho a la libertad religiosa").

 

Termina su escrito el Obispo de Ávila destacando el interés que tiene la Iglesia de contribuir "mediante su específica misión pastoral al bien común de todo nuestro pueblo", también en el contexto sociopolítico actual. Y recuerda que, según el espíritu marcado por el Papa Francisco, la Iglesia debe ser "misionera y en diálogo, que aliente una cultura del encuentro".