El número de aprehensiones de grandes alijos de droga se ha triplicado en los últimos años

El número de aprehensiones de grandes alijos de droga se ha triplicado en los últimos años, especialmente en el aeropuerto de Barajas, lo que ha retrasado la realización del estudio toxicológico de las sustancias decomisadas, tal y como consta en el informe del Defensor del Pueblo 2012.

 

 


MADRID, 30 (EUROPA PRESS)



Al incremento del número de estupefacientes intervenida se ha unido el hecho de que ha aumentado el grado de sofisticación de los procedimientos empleados para camuflar la droga, lo que ha derivado en "la ralentización del proceso de recepción, exigiendo especiales medidas de seguridad para el personal farmacéutico" del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, donde se realizan los tests correspondientes.

La institución que dirige Soledad Becerril ha indicado que, conscientes del retraso que se venía produciendo, se han adoptado medidas técnicas, procedimentales y organizativas encaminadas a agilizar la recepción de alijos, salvaguardando la seguridad del personal.

Para ello, además de dotarles con los equipos de protección individuales necesarios, se ha habilitado una sala de grandes decomisos con sistema de ventilación que garantiza las condiciones necesarias para incrementar el tiempo que diariamente se dedica a esta actividad.

Además, la defensora del Pueblo ha señalado que se ha reorganizado el Servicio de Inspección de Farmacia y Control de Drogas asignando mayor número de efectivos al proceso de recepción de droga y preparación de muestras para el análisis.

AGILIZACIÓN EN LA DESTRUCCIÓN DE LA DROGA

Precisamente esta semana, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha anunciado que "en el plazo de un año" se habrá destruido la práctica totalidad de los grandes alijos de sustancias estupefacinetes requisadas y que se almacenan en grandes instalaciones custodiadas por la Policía.

Cifuentes confirmó "el grave problema" que supone tener que almacenar y vigilar "los importantísimos alijos, que cada vez son mayores porque las incautaciones de droga son permanentes", en referencia a los robos perpetrados en dichas instalaciones.

En concreto, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha explicado que el Gobierno central está trabajando en un reforma legislativa de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para que se "agilice la destrucción de la droga", es decir, que se pueda destruir en un mes desde su aprehensión, dejando una pequeña muestra para la investigación y siempre y cuando el juez no determine lo contrario.

Además, Cosidó ha anunciado que se mejorará la seguridad policial de los almacenes donde se guardan estas sustancias estupefacientes intervenidas "porque para la Policía es muy duro que se produzcan estos robos tras operaciones muy costosas en las que incluso han puesto en peligro su vida".