El Museo Numantino de Soria expone temporalmente el 'Tríptico de Almazán', atribuido al artista flamenco Hans Membling

El tríptico de Almazán, de Hans Membling
El Museo Numantino de Soria expone temporalmente las pinturas del conocido como 'Tríptico de Almazán', atribuido al artista flamenco Hans Membling (1435-1494), propiedad del Ayuntamiento adnamantino.
SORIA, 5 (EUROPA PRESS)



La cesión provisional, tal y como ha explicado el delegado territorial, Manuel López, este lunes, responde a un acuerdo entre la Junta y el Consistorio de Almazán por un tiempo mínimo de tres meses y un máximo de seis, mientras en la villa adnamantina concluyen las obras del centro de recepción de visitantes ubicado en el Palacio de los Hurtado de Mendoza y que expondrá las tablas de Membling.

De la obra de Membling se conservan los batientes o puertas del tríptico que se dieron a conocer por primera vez en la exposición de Las Edades del Hombre en Soria en 2009 y que han sido tratadas en el Centro de Restauración de Bienes Culturales de Simancas.

La directora del centro de Simancas, Milagros Burón, ha explicado el proceso de estudio y conservación que se ha seguido con esta obra, que descubrió en 2003 una profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona, Ana Montana, y ha asegurado que "hay pocas obras de este artista de primera línea".

En el centro de Simancas se ha llevado a cabo un estudio multidisciplinar y la conservación de la pintura, labores en las que ha participado un equipo de diez expertos.

La investigación de las 'tablas de Membling' se ha realizado a través de "técnicas no destructivas", ha señalado Burón, analizándose mediante imágenes con métodos como la reflectografía infrarroja que ha descubierto detalles del estilo de Hans Membling, como el dibujo subyacente realizado con grafito o la propia pincelada empleada en los rasgos anatómicos de los pies, las manos o las pupilas de los protagonistas del tríptico.

Además, Milagros Burón ha indicado que a través de análisis químicos, como la fluroescencia de rayos x, se ha conocido "la paleta que el pintor utilizaba".

'EL TRÍPTICO DE ALMAZÁN'

Las 'tablas de Membling' son de madera de roble, pintadas al óleo y oro fino, con unas dimensiones de 87 por 36,4 centímetros, y representan a Santa Isabel de Hungría, San Pedro Apóstol, San Bernardino de Siena y San Francisco de Asís, santos relacionados con la espiritualidad religiosa franciscana.

Los estudios históricos realizados la datan hacia 1480, relacionándolas con la presencia de los Reyes Católicos y su corte en Almazán, donde residieron en el Palacio de los Hurtado de Mendoza, tal y como ha recordado el alcalde adnmantino, José Antonio de Miguel.

Según la investigación que se ha realizado, todo apunta a la adhesión de la reina Isabel la Católica a la observación franciscana, además de que los monarcas tenían predilección por la pintura del artista flamenco Hans Membling.

El estudio de materiales y técnicas permite afirmar que se trata de una obra de importación realizada en los talleres de Flandes, ya que el análisis de la pincelada y la forma de construir los volúmenes revela grandes similitudes con otras pinturas de Membling.

La intervención llevada a cabo en el Centro de Restauración de Bienes Culturales de Simancas, dependiente de la Consejería de Cultura y Turismo, se ha centrado en la recuperación del potencial estético e iconográfico original de la obra.

La tabla central del tríptico está desaparecida, por lo que se ha realizado una simulación virtual de lo que pudo haber sido para facilitar la lectura de la obra.

La pieza con la figura de San Pedro es la que presentaba un mayor deterioro en la capa pictórica.

Cabe destacar además que el equipo técnico de restauración diseñó un sistema de exhibición autoportante e individualizado para cada uno de los batientes del tríptico para permitir su contemplación por ambas caras.

Por último, la directora del centro de Simancas ha asegurado que se está trabajando con los técnicos del centro de interpretación que se está habilitando en el Palacio de los Hurtado de Mendoza de Almazán "para que el espacio mantenga las condiciones idóneas de conservación", para lo que será necesaria la adquisición de vitrinas climáticas para la custodia y exposición del 'Tríptico de Almazán'.