El Movimiento Rural Cristiano en Ávila también se opone a la Mina

Hacen un llamamiento a toda la sociedad abulense, y a los abulenses de la diáspora, a unirse, sin distinciones ideológicas ni de ningún otro tipo, en torno a la defensa del bien común en la provincia.

El Movimiento Rural Cristiano de la Diócesis de Ávila, como movimiento de la Acción Católica Especializada inserto en el mundo rural, ante las noticias que se han venido conociendo desde el pasado mes de Octubre de 2016 sobre diversos proyectos para desarrollar explotaciones mineras a cielo abierto en las comarcas de la Sierra de Ávila, Valle Amblés, Sierra de Yemas y Valle del Corneja, para extraer sílice, feldespatos y arcillas, fiel a su opción por un medio rural vivo y con futuro, declara lo siguiente:

 

1.- La minería a cielo abierto está prohibida en la mayoría de los países de la Unión Europea, no así, por desgracia, en España, donde sigue vigente la Ley de Minas de 1973. Dicha ley adolece de un enfoque de la actividad minera totalmente obsoleto, pues ignora en gran medida los derechos de los habitantes del territorio potencialmente afectado, no presta atención a las consecuencias de la actividad extractiva sobre la salud de la población ni a la destrucción y degradación del entorno natural y no prevé el impacto negativo en otras actividades económicas que generan empleo y fijan población en el medio rural.

 

2.- En consecuencia, y teniendo en cuenta las sustancias que se quieren extraer del subsuelo (sílice, feldespatos y arcillas), sería inevitable una fuerte contaminación del aire, la tierra y los acuíferos que afectaría gravemente la salud de los habitantes, no sólo de las comarcas directamente afectadas, sino de buena parte de la provincia.

 

3.- Asimismo, supondría la destrucción y la degradación del entorno natural. Muchos suelos se volverían improductivos, el conjunto de la flora y fauna resultarían dañadas, y se verían afectadas, entre otras especies, algunas protegidas por ser autóctonas o estar en vías de extinción.

 

4.- La regeneración de las zonas afectadas es sumamente difícil y muy costosa económicamente, por lo que, aunque esté prevista en la concesión administrativa, no existen garantías de que realmente se lleve a cabo, como lo demuestra el abultado historial de incumplimientos por parte de numerosas empresas que recurren para ello a fraudes de ley tales como declararse en quiebra para no acometer estos trabajos.

 

5.- Para hacer posible el transporte de los minerales sería necesario rehacer algunas de las carreteras que existen y hacer otras nuevas hasta los lugares de extracción. La inversión necesaria para ello saldría, de nuevo, del erario público.

 

6.- El impacto sobre otras actividades económicas que dan vida a estas comarcas sería muy negativo. Agricultura, ganadería, pequeñas empresas de transformación, turismo rural y ecoturismo, entre otras, se verían severamente perjudicadas por la minería a cielo abierto. Se trata de una actividad altamente mecanizada, para la que son necesarios pocos trabajadores, que, además, requieren una cualificación de la que carecen los lugareños, por lo que la mayoría de los empleados serían de fuera.

 

7.- El impacto poblacional sería también terrible. La contaminación, la insalubridad, la degradación de las condiciones de vida de la población, la destrucción de numerosos puestos de trabajo acabaría dando la puntilla a unas comarcas ya muy deprimidas demográficamente; algo que una provincia como Ávila, no se puede permitir en absoluto.

 

Por todo lo anterior, como Movimiento Rural Cristiano en Ávila, manifestamos:

 

1.- Nuestra más absoluta oposición a la concesión de permisos de prospección orientados a tal fin.

 

2.- Todo nuestro apoyo y solidaridad a cuantos defienden un medio rural vivo y con futuro en nuestra provincia, sean éstos administraciones locales, asociaciones de diverso tipo, empresas, sindicatos agrarios o no, ciudadanos a título particular, comunidades cristianas y, sobre todo, a las “plataformas antimina”, cauces de movilización ciudadana que han surgido desde la base, con muchas dificultades, pero con convicción y entusiasmo en defensa de lo nuestro.

 

3.- Nuestra apuesta por una política que se hace, no desde los despachos, sino en estrecho contacto con los ciudadanos y sus problemas y legítimas aspiraciones.

 

Comentarios

para a Teo 20/03/2017 23:27 #2
Eres el vivo ejemplo de que, al menos, en lo de que hay tontos, tienes razón.
a Teo 20/03/2017 21:51 #1
Estos 10 mandamientos se resumen en 2: - Vamos a contar mentiras, tralará. - Porque nosotros lo decimos y punto. Palabra de Dios.... La de mentiras, sandeces, estupideces y sin sentidos, que se pueden llegar a decir cuando la osada IGNORANCIA, se pone a divagar. Pero, fíjate que ya no estoy seguro de que esto del radón radioactivo, no sea una exageración, porque o cada vez hay más T.O.N.T.O.S. en esta provincia, o va a ser cierto lo de que Dios los cría y ellos se juntan...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: