El 'místico' Pacquiao y el 'breve' Mayweather hablan antes de la mayor pelea de la historia

Mayweather y Pacquiao

El boxeador filipino Manny Pacquiao se mostró este miércoles "cien por cien relajado y confiado" de cara a la pelea de este sábado ante el estadounidense Floyd Mayweather, denominada el 'Combate del Siglo' y que decidirá el campeón del peso welter.

"No tengo una predicción. Estoy ansioso y confiado, es la primera vez en mucho tiempo que siento esto antes de una pelea. El instinto asesino, el 'feeling' y la concentración que tengo es como la de hace diez años. Para algunas de mis peleas previas nunca he sentido esto, pero ahora es diferente, estoy cien por cien relajado y confiado", señaló Pacquiao ante los medios antes de la presentación oficial.

El asiático no olvidó sus difíciles inicios. "No me puedo imaginar al chico que estaba hambriento y durmiendo en la calle antes de convertirme en lo que soy ahora, está más allá de mi imaginación. La cosa más importante es dar inspiración a la gente alrededor del mundo de que hay un dios que puede hacer que alguien como yo pase de ser nada a algo", comentó.

Además, subrayó que, después de que los aficionados hayan tenido que esperar cinco años para celebrar este combate, sentía "como si fuese el único que realmente quiere que este combate se celebre". "Para mí, es sobre como podemos hacer felices a los aficionados, que están pagando mucho dinero, así que merecen tener una buena pelea", afirmó.

"Buena pelea entre Mayweather y Pacquiao. Va a ser una buena pelea. Hay muchas cuestiones en vuestras cabezas que solamente Dios puede responder el sábado. Espero que después de la pelea podamos tener una conversación y pueda compartir mi fe con Floyd y podemos inspirar a más gente", sentenció posteriormente en la rueda de prensa junto a su rival.

Por su parte, Floyd Mayweather fue más escueto. "Es hora de pelear. Habéis venido aquí a ver emoción, a ver un gran evento. Eso es lo que ambos traemos al 'ring', esta es la mayor pelea en la historia del boxeo", remarcó.