El Madrid, victoria sin brillo en la víspera del 'Clásico'

El equipo de Ancelotti gana 2-0 a un débil Levante con doblete de Bale pero debe mejorar y mucho, si quiere colocarse líder frente al FC Barcelona en el Camp Nou.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Keylor Navas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Lucas Silva, Modric (min. 78, Illarramendi), Isco (min. 69, Jesé); Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema (min. 82, Chicharito).

  

LEVANTE: Diego Mariño; Iván López, David Navarro, Ramis, Toño García; Camarasa, Simao, Xumetra (min. 59, El Zhar), Morales (min. 59, Rubén García); Kalu Uche (min.75, Casadesús) y David Barral.

 

GOLES:

 

   1-0 min. 18, Bale.

   2-0 min. 40, Bale.

  

ÁRBITRO: Pérez Montero (Col. Andaluz). Amonestó a Modric (min 30) y a Sergio Ramos (min 85) por parte del Real Madrid.

  

ESTADIO: Santiago Bernabéu, espectadores.

El Real Madrid se impuso sin necesidad de alardes a un débil Levante (2-0) y tratará de recuperar el liderato en el Camp Nou la próxima jornada, tras sumar tres puntos en la jornada 27 de la Liga BBVA en un partido en el que Gareth Bale se reconcilió con el gol para dar la victoria a los suyos, necesitados de alegrías tras los tropiezos ante Athletic (1-0) y Schalke 04 (3-4).

  

Mientras uno de los señalados por la grada tras la derrota ante los alemanes en Liga de Campeones, Iker Casillas, era reservado por Ancelotti, que también cumplió su palabra al dar descanso a Kroos, uno de los innegociables para el italiano, Bale, rompió su mala racha de nueve partidos sin ver puerta para encarrilar el triunfo ante un conjunto granota que apenas inquietó a su exportero, Keylor Navas.

  

El galés demostró desde el primer minuto, tras el homenaje al fallecido guardameta Betancort, sus ganas de reivindicarse, pero fue Cristiano Ronaldo el que más cerca estuvo del gol en los primeros compases, con un balón al palo tras una gran jugada de Bale con Benzema, que le cedió el balón al portugués, que se encontró con la madera en su primer intento de abrir el marcador del Estadio Santiago Bernabéu.

  

La segunda gran ocasión del Balón de Oro, ansioso por reencontrarse con su mejor versión, fue con una chilena que salvó Ramis bajo palos, y con su despeje, Bale anotaba el primero con la derecha sin dejar caer el balón. Sin embargo, la celebración, haciendo 'oídos sordos' a las críticas vertidas sobre él, especialmente los últimos meses, no dejará indiferente a nadie.

  

Tras dos ocasiones casi consecutivas, con Toño salvando el segundo en un remate de Cristiano tras un centro de un Bale omnipresente, que a punto estuvo de hacer el segundo después de que otro envío al área fuese desviado por Simao al larguero de la portería defendida por Mariño, el conjunto blanco bajó de velocidad, conforme con ir por delante en el marcador y apagar los fuegos avivados la última semana.

  

Después de que el Levante comenzase a jugar sus primeros minutos en campo contrario, motivados por la lentitud en el juego madridista, una falta sacada rápidamente por Modric daba lugar a un disparo de Cristiano que Bale desviaba a la red, para alegría del galés y desesperación del luso, obsesionado con el gol ante el conjunto valenciano.

 

EL MADRID SE RELAJA Y CRISTIANO SE DESESPERA

  

Tras el descanso, los de Ancelotti recuperaron la tónica previa al segundo tanto, con un juego de bajo ritmo y previsible que no permitía generar ocasiones a un Levante que pisaba área pero no inquietaba a Keylor Navas, por lo que la orquesta de viento de la grada entonaba sus primeras notas tras la sinfonía dedicada a Casillas en la presentación.

  

Sin embargo, cuando más dormido parecía el Madrid, Benzema se sacó un gesto técnico delicioso con el tacón para rematar un centro de Cristiano que, de no ser por la cruceta, se hubiese convertido en uno de los goles más bonitos del campeonato. Siguiendo con el recital, el francés daba otro pase de ensueño a Bale que, en fuera de juego, no completaba una bonita acción que brilló en una aburrida segunda mitad.

  

Por su parte, Lucas Alcaraz no conseguía hacer apenas cosquillas a los de Ancelotti con sus tempraneros cambios, mientras que el de Reggiolo aguantó hasta el 78 para sentar a Modric, que rindió a buen nivel y demostró en el césped lo necesario que es para su técnico, y también para su equipo, que buscaba insistentemente en sus llegadas a un Cristiano Ronaldo con voluntad pero sin acierto.

  

Además, el portugués tuvo en sus botas otra gran ocasión tras progresar desde la izquierda, pero su remate fue al medio, rechazado sin problemas por Mariño, al que se quedó sin batir pese a tener varias ocasiones para convertir un tanto. Por otra parte, se trataba de una misión complicada ante la tónica reinante en el encuentro, pese a la que también tuvo Chicharito una opción de hacer el tercero.

  

Herido, de más o menos gravedad según se mire, los blancos se conformaron con el 2-0, que vale una valiosa victoria para disponer de la oportunidad de reparar sus tropiezos en un 'Clásico' que no será definitivo, pero en el que se podría atisbar a un futuro campeón, y en el que el Real Madrid deberá mostrar su mejor cara si quiere tumbar a un rival que llega al choque con el liderato en el bolsillo.