El Madrid 'elige' a Olympiacos en el play off de cuartos

El equipo de Laso jugó uno de los peores partidos de la temporada, sin ritmo ni velocidad frente al colista del grupo. Una victoria le hubiera llevado a jugar contra Panathinaikos.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ZALGIRIS: Dentmon (36), Lipkevicius (2), Jankunas (8), Milaknis (6), Javtokas (8)--cinco inicial-- Gudaitis (2), Pocius (10), Klimavicius (4), Kupsas (6) y Dimsa (5).

  

REAL MADRID: Llull (23), Rudy Fernández (5), Darden (3), Mirotic (2), Bouroussis (13) --cinco inicial-- Draper (4), Reyes (7), Díez (6), Sergio Rodríguez (13), Slaughter (4) y Mejri.

 

PARCIALES: 18-18, 18-20, 21-21, 30-21.

 

ÁRBITROS: Rocha (POR), Taurino (ITA), Vojinovic (SER). Eliminado por faltas Pocius por parte del Zalgiris.

  

PABELLÓN: Zalgiris Arena. 8.345 espectadores.

El Real Madrid perdió en Kaunas ante Zalgiris (87-80) en la última jornada del 'Top-16' de la Euroliga, una derrota que condena al equipo de Pablo Laso a jugar los cuartos de final ante el actual bicampeón, Olympiacos, y que tuvo un culpable, el estadounidense Justin Dentmon, que con 36 puntos ajustició al equipo blanco.

  

La tercera derrota de la temporada para el equipo madridista llegó en uno de los peores momentos posibles. Tras los resultados del jueves, si los de Laso ganaban en Kaunas evitaban jugar contra Olympiacos en cuartos y contra el FC Barcelona --si éste elimina a su rival de cuartos-- en semifinales.

  

Pero el equipo madrileño perdió y ese es justo el camino que les espera ahora si quiere ganar su novena copa de Europa: el actual bicampeón en cuartos y el mejor equipo del 'Top-16' en semifinales. Además, la derrota manda al CSKA al lado apriori más sencillo del cuadro --Panathinaikos, Maccabi y EA7 Milán--. Después de una temporada inmaculada, el Madrid se ha minado el camino al título justo cuando ya tenía las llaves de la puerta que abría el sendero con más luz.

 

El Real Madrid se enfrentaba además ante un rival que no se jugaba más que el honor y el orgullo de responder ante los más de 8.000 espectadores que abarrotaron el Zalgiris Arena. Pero el equipo lituano hizo como conjunto uno de los mejores partidos del año y su estrella, el estadounidense Justin Dentmon, protagonizó una actuación que pasará a la historia de la Euroliga.

  

El base de Illinois realizó su mejor partido de la temporada y se mostró imparable para el Real Madrid. Dentmon acabó el choque con 36 puntos --7/11 en triples-- y 5 rebotes para 40 de valoración. Anotó cuando quiso y como quiso. Mantuvo a su equipo en el choque en los momentos iniciales, cuando el Madrid dominó, y consiguió 13 puntos en el último cuarto, en el que su equipo despegó para hacerse con el triunfo.

  

Hasta llegar a los últimos 10 minutos, el encuentro en Kaunas transcurrió con mucha igualdad. El Madrid intentó abrir una pequeña brecha en el inicio (7-14, min.5) en un arranque serio, concentrado y en el que usó sus armas habituales: buena defensa, velocidad en las transiciones y acierto en el tiro exterior.

 

EL MADRID CEDE EN EL ÚLTIMO CUARTO

  

Esa fue la mayor ventaja que tuvo el equipo madridista a favor en todo el partido. Tras esos primeros cinco minutos, Dentmon empezó su particular exhibición y sus compañeros le siguieron --los diez hombres de Zalgiris que jugaron anotaron al menos dos puntos-- para tutear al equipo blanco. Llevaba el equipo lituano una sola victoria en el 'Top-16' y siete derrotas consecutivas en esta parte de la competición, pero se agarraron al partido como si les fuera la clasificación en ello.

  

Un pulso que sorprendió al Madrid tanto en lo individual como en lo colectivo. Solo Sergio Llull --23 puntos-- y Ioannis Bourousis --13 puntos, 4 rebotes-- rindieron a su nivel habitual. El Chacho acabó también con 13 puntos pero solo 5 fueron en la segunda parte, cuando se decidió el choque. Menos noticias hubo de Mirotic y Rudy Fernández, que sumaron 7 puntos y 2/12 en tiros entre los dos.

  

En cuanto al colectivo, el Madrid estuvo desacertado en el tiro, con peores porcentajes de 1, 2 y 3 puntos que su rival y perdió --32-21-- la lucha por el rebote. Perdió en los factores del juego en los que posiblemente más cuenta la concentración. Datos especialmente difíciles de explicar en la faceta reboteadora, si se tiene en cuenta que el Real Madrid afrontaba esta jornada como el cuarto mejor equipo en ese apartado y su rival como el décimo.

  

A pesar de esos datos negativos el equipo de Laso llegó con opciones al último cuarto. Unos 10 minutos finales en los que, sin embargo, el Real Madrid se deshizo como un azucarillo --tardó más de cuatro minutos en hacer su primera canasta-- mientras los lituanos iban aumentando poco a poco sus diferencias en el partido.

  

Cuando quiso reaccionar el Madrid fue demasiado tarde y a falta de un minuto y medio, Dentmon hizo su séptimo triple, finiquitó el partido y mandó al Real Madrid a sufrir un camino de tormentos si quiere levantar el título el día 18 de mayo.