El Madrid de Zidane se estrena a medio gas y con derrota ante el PSG

El actual campeón de Europa pagó cara su endeblez y falta de contundencia, quizás producto de su primera toma de contacto ante un PSG que empezará pronto su liga.

El Real Madrid no dejó demasiadas buenas sensaciones en su primer partido de la pretemporada ante el París Saint-Germain francés de Unai Emery, que se impuso por 1-3 en partido correspondiente a la International Champions Cup y disputado en el Ohio Stadium de la ciudad estadounidense de Columbus.

 

El arranque madridista en forma de partidos fue un tanto discreto pese a que se debe tener en cuenta lo temprano de esta pretemporada y el consiguiente poco rodaje, además de la falta de muchos de sus principales jugadores y de un rival donde la mano del técnico irundarra se empieza a notar y que demostró estar con mucho más ritmo.

 

Sólo dos jugadores que participaron hace dos meses en la final de la Liga de Campeones ante el Atlético de Madrid, Marcelo y Casemiro, estuvieron en un once titular plagado de teóricos suplentes y con titularidad para un Álvaro Morata que tuvo unos buenos 15 minutos a base de demarques, pero que se fue diluyendo junto al resto del equipo. Zinédine Zidane ensayó con dos equipos distintos para cada uno de los 45 minutos, con uno repleto de canteranos y con sólo Dani Carvajal como principal referencia.

 

El actual campeón de Europa pagó cara su endeblez y falta de contundencia, quizás producto de su primera toma de contacto ante un PSG que empezará pronto su liga y que ya tenía un amistoso ante el Inter de Milán en sus piernas. El Real Madrid arrastró el tempranero gol de Ikone, futbolista que arrancó con un delicioso control que luego mezcló con fuerza y ayuda en rebotes y en la timidez de la zaga madridista.

 

El gol en contra despertó un tanto al equipo blanco, que se fue a apretar arriba y que intentó empatar lo antes posible. Isco amenazó la portería de Trapp y un activo Kovacic vio como su disparo, tras tocar el guante del portero alemán, se fue al palo. El croata, Morata y Jesé parecían los más entonados, mientras que los de Emery buscaban más las transiciones rápidas con Cavani como punta de lanza.

 

Todo cambió tras el tiempo muerto para refrescar, que no le sentó demasiado bien al Real Madrid, que volvió a dar concesiones y convirtió en protagonista al lateral Meunier. Un error en la salida del balón permitió al belga robar el balón y dibujar un disparo imparable para Kiko Casilla, y cinco minutos después, el mismo jugador aprovechó la floja versión de Marcelo para meterse dentro del área y tras no acertar con su 'pase de la muerte' a Cavani, empujó el balón a la red.

 

Un inocente penalti de Aurier, transformado por Marcelo, dio aire a los madridistas y el paso a un segundo periodo donde pese al cambio total en el once, los de Zidane tuvieron más empuje y se hicieron con el control del balón, con un PSG ya bajando el ritmo. El 'ejército' de canteranos, entre los que estaba Enzo Zidane, estuvo liderado por un Marco Asensio, deseoso de mostrar sus virtudes y que firmó buenos minutos con varias acciones de peligro.

 

Sin embargo, la mejor ocasión en esos minutos fue para Cavani, pero su remate se fue cerca del palo. A partir de ahí, el ritmo fue ya decayendo de manera paulatina, sobre todo en el equipo parisino, y el partido terminó sin excesiva emoción.

 

El siguiente examen será el sábado ante el nuevo Chelsea de Antonio Conte, que derrotó al Liverpool por 1-0, gracias a un gol de Gary Cahill a los diez minutos y expulsión por roja directa del centrocampista catalán Cesc Fábregas.