El Madrid de Laso busca la 'novena de la barba'

El conjunto madridista está a un paso de lograr su novena Copa de Europa después de 19 años de sequía. 'El Chacho', clave en un partido a vida o muerte.

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Llull, Darden, Rudy Fernández, Mirotic y Bourousis --posible cinco inicial--; Sergio Rodríguez, Carroll, Draper, Reyes, Mejri, Slaughter y Díez.

  

MACCABI ELECTRA: Rice, Hickman, Smith, Ingles y Schortsanitis --posible cinco inicial--; Tyus, Landesberg, Blu, Pnini, Ohayon y Altit.

  

ÁRBITROS: Christodoulou (GRE), Pukl (SLO) y Jovcic (SER).

  

PABELLÓN: Mediolanum Forum.

  

HORARIO: 20.00/Canal +.

El Real Madrid buscará este domingo (20.00 horas) zanjar su cuenta pendiente con Europa y aprovechar su segunda oportunidad para conseguir conquistar la Euroliga, lanzado por su apabullante superioridad en el 'clásico', pero sin confianzas por lo sucedido hace un año y por el respeto que impone otro histórico como el Maccabi, también al alza tras eliminar al CSKA.

  

El conjunto de Pablo Laso, elogiado por su baloncesto durante todo este año, llega nuevamente con la vitola de favorito al partido decisivo, como le pasase en el O2 londinense cuando, tras dejar al FC Barcelona también en la cuneta, tenía enfrente al Olympiacos griego. Entonces, el equipo madridista empezó lanzado y encarriló el camino hacia la corona cuando fue víctima de otra remontada del entonces campeón.

  

Y aquello no se ha borrado de la mente del equipo blanco y toda su plantilla se ha empeñado en decir que ha aprendido de aquel revés, muy duro porque rozó el trofeo con la punta de los dedos y sabedor de la dificultad de volver a encontrarse en una situación tan propicia. Sin embargo, el Real Madrid apuntaló su proyecto en las posiciones donde más lo necesitaba, por dentro, y enseguida esta campaña enseñó que era aspirante de nuevo a la 'Final Four', e incluso su baloncesto le hacía ser considerado por todos como el máximo favorito.

  

Ahora, sólo le quedar dar nuevamente un paso más para culminar un año en Europa lleno de luces, con tan sólo cinco derrotas en 30 partidos y tras una semifinal apoteósica ante un FC Barcelona al alza y al que desdibujó completamente ha elevado aún más su favoritismo pese a que enfrente va a tener un enemigo de antaño en el Viejo Continente, también reforzado en su autoestima porque llegaba como el convidado de piedra y ahora opta al premio 'gordo'.

  

Porque si algo han demostrado las últimas 'Final Four' es que los favoritismos no cuentan en exceso. El Real Madrid no quiere confianzas pese a su histórica victoria en las semifinales y sabe que le espera un duro reto ante un Maccabi, bien armado, con jugadores muy versátiles y con un 'viejo zorro' en el banquillo como David Blatt, buen gestor de este tipo de partidos como demostró con la selección rusa en la final del Eurobasket de 2007 ante la anfitriona y máxima favorita España.

  

Por ello, la principal misión de Pablo Laso será la de controlar la euforia en sus jugadores y demostrar que han aprendido de lo de hace un año para poner fin a 19 años de espera en Europa. Para lograrlo, deberá mostrar las armas del viernes, en especial en defensa, y firmar una mejor salida que la que tuvo contra los de Xavi Pascual, sobre todo a nivel reboteador.

  

Con más profundidad de plantilla que su rival, necesitará que su cuarteto 'mágico', el formado por Nikola Mirotic, Sergio Rodríguez, Rudy Fernández y Sergio Llull esté nuevamente a su mejor nivel y evitar que el conjunto macabeo imponga su juego más físico y su ritmo, aunque ha demostrado que es capaz de jugar también a un tanteo alto si el partido lo requiere.

  

De todos modos, el Maccabi, cinco veces campeón de Europa llega a la cita después de perder sus seis últimos partidos contra el equipo madridista, con el que se ha visto las caras este año en dos ocasiones en el 'Top 16', perdiendo en ambas de forma ajustada. En total, será la 49 vez que ambos se vean las caras, con un balance de 28-20 para los madridistas, aunque será la segunda vez que se vean en la gran final del torneo continental, tras la de 1979-80 con triunfo madridista en Berlín por 89-85.

  

El equipo israelí demostró también su carácter ante el CSKA, al que fue capaz de remontar 15 puntos para ganarle en el último suspiro. Su máximo valedor es Ricky Hickman y la polivalencia de todos sus jugadores, capaces de jugar lejos del aro, salvo el poderoso Sofoklis Schortsianitis, siempre un peligro bajo el aro, zona en la han sufrido la importante baja desde hace tiempo de Shawn James.

Noticias relacionadas