El Madrid 'aprende' a perder en casa 21 partidos europeos después

El Unics asalta el Palacio tras una desastrosa segunda parte del Real Madrid que no encontró ritmo ni intensidad.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Llull (8); Carroll (4), Nocioni (11), Ayón (10) y Boroussis (5) --cinco inicial-- Sergio Rodríguez (12), Reyes (8), Maciulis (6), Rivers (3), Mejri (4) y Slaughter (4).

  

UNICS KAZÁN: Zisis (8), Langford (14), White (11), Fischer (25) y Kaimakoglu (2) --cinco inicial--; Jerrells (23), Bykov (2), Sanikidze (-), Antipov (-) y Gubanov (-).

  

PARCIALES: 22-23, 24-19, 15-26 y 14-17.

  

ÁRBITROS: Viator (FRA), Chiari (ITA) y Vojinovic (SRB). Sin eliminados.

  

PABELLÓN: Barclaycard Center. 8.249 espectadores.

El Real Madrid cosechó su primera derrota en el Palacio de los Deportes (75-85) tras sucumbir al acierto del Unics Kazán, que siguió resucitando en la capital de España, a costa de un conjunto blanco que pagó su desacierto en los momentos decisivos del encuentro, en los que no perdonó el exmerengue D'or Fischer.

  

Los blancos no perdían en casa --en Euroliga-- desde el mes de abril de 2013 (Panathinaikos) y este jueves, ante un equipo renacido con la llegada de Evgeny Pashutin volvieron a hincar la rodilla. Los rusos sólo habían ganado dos encuentros hasta la fecha y esta noche, con una gran defensa, asaltaron el Palacio y dar un aviso al Madrid de cara al futuro.

  

El envite no comenzó bien para los actuales subcampeones de Europa (12-21, min.8) cuando sólo Sergi Llull daba algo de ritmo al habitual juego vistoso de los locales. Rivers comenzó a entonarse y Sergio Rodríguez ofreció su mejor repertorio en los momentos en los que el marcador se estrechaba. El 'Chacho' se tornó una vez más en protagonista.

  

Los guarismos mejoraban con su presencia en la pista. Dicho sea esto, el conjunto blanco no se puso por delante hasta el 29-28 del segundo cuarto, cuando el juego de los pupilos de Laso era más fluido. De hecho, daba la sensación de que el control del Real Madrid le llevaría a una --trabajada--, pero a fin de cuentas, una victoria.

  

También ayudó que el Unics Kazán estuvo desastroso desde el perímetro en los dos primeros asaltos. Ni uno de los 9 triples que intentó besaron las redes del Real Madrid. Ahí, tras el paso por vestuarios, llegó la reacción del Unics que mejoró sus números y terminó por 'meterse' en el partido de todas todas (--acabó con 8/21--).

  

Curtis Jerrelss, con 23 puntos, machacó a los de Laso con una muñeca prodigiosa y D'or Fischer continuó 'on fire', sobre todo cuando más apretaba la necesidad para los rusos. Keith Langford terminó por completar la fiesta de los jugadores de Pashutin, que vencían por 10 (65-75) cuando sólo quedaban cinco minutos para el bocinazo final.

  

Así las cosas, el Real Madrid no ha certificado el billete para el 'Top 16', pero sigue muy cerca de conseguir el pase. Por contra, el Unics continúa teniendo opciones y se coloca en la cuarta posición, con las mismas victorias que el tercer clasificado.