El luto tiñe las palabras por Santiago

El sábado se hizo entrega, en la localidad de Gotarrendura, de los premios del III Concurso Epistolar “Cartas desde el Camino de Santiago”. Cuyos premios recayeron en Rosa Serrano Romero de Móstoles (Madrid) y Miguel A. Gutiérrez Naranjo. Además, hubo una peregrinación nocturna y una misa de luto en la Iglesia de Santiago de Ávila el domingo por la mañana

Dentro de los actos programados para festejar el patrón de la Asociación Amigos del Camino de Santiago en Ávila, estaba la entrega de premios del III Concurso Epistolar “Cartas desde el Camino de Santiago”,  acto que se desarrolló en el Centro Cultural Sta. Teresa de Gotarrendura.

 

Con la asistencia de medio centenar de personas, el mismo empezó marcado por la tragedia ocurrida en Santiago, el día de su festividad, toda la asociación guardó un minuto de silencio, aparte de leer una carta muy emotiva dirigida a todos los que han perdido su vida, así mismo cada persona llevó un lazo negro y el local también estuvo presidido por éste.

 

A continuación se dio lectura de los trabajos ganadores: El primero de ellos, al que le ha correspondido el primer premio, dotado con 300 €, fue para la carta presentada por Rosi Serrano Romero, de Móstoles (Madrid), cuyo título  “Sin distrito ni estafeta” responde a un trabajo en el que “El camino le da la oportunidad de reflexionar y afrontar un problema que le trastocará su vida”. 

 

 

El segundo premio, dotado con 200 €, a la carta presentada por iguel Angel Gutiérrez Naranjo, de Sevilla, “sin título”, una  carta muy original que va dirigida a sí mismo, pero transformado en otra persona diferente, a raíz de haber hecho el Camino de Santiago.

 

Una cena compartida, en la que cada uno aportó lo que quiso, hizo coger fuerzas para  la marcha nocturna, que a continuación se llevó a cabo, saliendo  desde Gotarrendura a las 11 de la noche, y llegando a  Narrillos de San Leonardo a las 3’30 horas de la madrugada,  una noche fresca, en que apenas se pudieron ver las estrellas ni la luna, pues el cielo estuvo bastante encapotado, aunque la lluvia que temíamos no llegó a aparecer.

 

Una marcha de convivencia, hermandad, canciones y sentimientos de unión y amistad.

 

EL domingo se celebró una Misa en la Iglesia de Santiago con ofrenda floral de luto, dedicada a todas las víctimas del descarrilamiento del tren y una comida de hermandad en un restaurante de la capital.