El lobo también ataca al ibérico en Salamanca y mata dos cerdos

El sindicato agrario, Asaja Salamanca, ha pedido a la Junta que los ganaderos puedan realizar batidas autorizadas contra el lobo en las zonas más afectadas.

El presidente de Asaja Salamanca, Luis Ángel Cabezas, ha solicitado este 1 de diciembre al consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez Quiñones, que los ganaderos de Las Arribes puedan participar en batidas autorizadas contra el lobo. Esta petición ha coincidido con el cuarto día consecutivo de ataques que realiza el lobo en la comarca de El Abadengo, donde por primera vez ha matados a dos cerdos ibéricos, además de un ternero de 200 kilos.

 

La solicitud de Luis Ángel Cabezas a Suárez Quiñones se produce por las dificultades que tiene la Patrulla de Medio Ambiente para hacer efectivo el permiso del que dispone desde finales de septiembre para abatir un lobo en Las Arribes por los constantes ataques al ganado. Hay que recordar que desde el pasado viernes, han sido denunciadas la muerte de cinco terneros, cuatro ovejas en Bañobarez, ocho ovejas en Encinasola de los Comendadores, otro ternero en Bañobarez… por ataques del lobo.

 

El presidente de Asaja Salamanca ha reclamado, en el primer encuentro institucional de la principal organización profesional agraria de Castilla y León con el consejero de Fomento y Medio Ambiente, que “se busque una solución urgente a la situación y se controle la población de lobos en la Comarca de Arribes, donde nunca había habido este tipo de problemas pese a ser una zona históricamente ganadera. Los ganaderos ya están hartos de ver morir a sus animales, de vivir en tensión todos los días, de sentirse abandonados y olvidados por la Junta de Castilla y León”.

 

En ese sentido, Luis Ángel Cabezas ha recordado que los ganaderos ya se manifestaron el pasado 30 de septiembre en Lumbrales y que ante la continuidad y aumento de los ataques, se plantean medidas más drásticas para acabar con la situación de tensión en la que viven.

 

En la reunión, a la que también ha asistido José Ángel Arranz, director general de Medio Natural, Asaja ha vuelto a insistir en la necesidad de abonar con rapidez las bajas y lucro cesante causado por los ataques del lobo, así como daños patrimoniales.

 

Imagen del encuentro entre Asaja y la Junta de Castilla y León

 

Asaja ha valorado la buena disposición manifestada por el nuevo titular del departamento de Fomento y Medio Ambiente, disposición que confía que se explicite en una verdadera interlocución entre el sector agroganadero y la Consejería de Medio Ambiente, interlocución que lleva años sin existir porque en este departamento se ha mirado al campo con recelo y desconfianza”, subraya la OPA.

 

Asaja considera que es vital reconducir el frontal desencuentro entre los intereses del sector agrario y ganadero y los intereses medioambientales, “puesto que son la dos caras de la misma moneda: prácticamente todas las actuaciones emprendidas por Medio Ambiente se desarrollan en espacios agroganaderos, o bien colindantes a éstos. Por ello, no se entiende que de muchas normativas que impactan de lleno en los profesionales del sector tengamos conocimiento una vez ya han sido publicadas en el Boletín Oficial de Castilla y León”.

 

A juicio del presidente de Asaja Castilla y León, Donaciano Dujo, “muchas normativas medioambientales contienen más utopía que razones, quieren agradar a todo el mundo y al final no logran contentar a nadie”.

 

También ha insistido Asaja en la pertinencia de actualizar herramientas, utilizadas históricamente como práctica de sanidad vegetal, como las quemas autorizadas y controladas, tanto en fincas de rastrojo de cereal, como en terrenos colindantes como pueden ser cunetas, linderas, etc., que no son tratadas y donde se concentran los mayores problemas. Estas quemas, realizadas con los cuidados debidos, lejos de suponer un peligro, suponen un beneficio medioambiental, al reducir el empleo de herbicidas y plaguicidas que encima son menos eficaces para frenar la irrupción de enfermedades ya cíclicas en los campos, o el avance de roedores como topillos y ratones, que ya son plaga permanente en varias comarcas de Castilla y León.

 

También se ha tratado por primera vez las consecuencias de la aparición del “avispón asiático” en el noroeste de la Comunidad Autónoma, y se ha pedido a la administración que actúe con rapidez para evitar la propagación de este insecto demoledor con las poblaciones de abejas.

 

Asaja ha puesto igualmente el foco sobre la profusa burocracia precisa para poner en marcha una nueva actividad o realizar obras o inversiones en empresas agroganaderas, por lo que ha pedido a Medio Ambiente “una actitud positiva para ayudar y apoyar a quien promueve inversiones, que no siempre se detecta, y que se pongan los medios necesarios para que los expedientes se resuelvan en un plazo no superior a sesenta días”.

 

Otro punto reclamado por Asaja ha sido que se incentive el uso de la biomasa, con proyectos en los que la materia prima la aporten explotaciones familiares agroganaderas de Castilla y León, y muy especialmente las de jóvenes. Por último, y paralelamente a la preocupación internacional por los problemas presentes y futuros del cambio climático, que afectará de forma significativa al desarrollo de cultivos y animales, Asaja pide a la administración que promueva prácticas que reduzcan la emisión de gases de efecto invernadero, la utilización eficiente de fuentes de energía y agua, y medidas de salvaguarda de carbono a través de cultivos y plantas forestales.