El lobo no se ha ido: mata a 3 ovejas y deja heridas a otras cinco en Lumbrales

Este nuevo ataque se ha producido cinco días después de que un ejemplar de lobo ibérico fuera abatido en Puerto Seguro por la patrulla de Medio Ambiente.

El lobo ha vuelto a la localidad salmantina de Lumbrales y lo ha hecho para matar a tres ovejas y dejar otras cinco heridas según ha confirmado la Patrulla de Medio Ambiente, tras ser avisada en la mañana de este 23 de mayo por el ganadero afectado. Además, se ha comido a un cordero.

 

Este nuevo ataque se ha producido apenas cinco días después de que fuera abatido otro lobo en Puerto Seguro por dicha Patrulla.

 

El ataque del lobo fue descubierto por el ganadero al llegar a su explotación. Se encontró con tres ovejas muertas, además de ver heridas a otras 5, que posiblemente se mueran según el veterinario que ha acudido esta mañana a la finca para intentar salvarlas. El ganadero tampoco ha conseguido localizar un cordero.

 

El ataque producido en Lumbrales confirma la necesidad de controlar la numerosa presencia del lobo al sur del Duero para proteger a los ganaderos, tal y como reconocía esta misma semana la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente.

 

 

Este nuevo ataque indica que el lobo abatido en Puerto Seguro no era el que estaba actuando en este margen del río Águeda y por tanto, los ganaderos de Arribes pueden sufrir nuevos ataques en las próximas semanas.

 

Por ese motivo, Asaja Salamanca pide que se ponga en marcha de forma urgente un plan de gestión del lobo realmente efectivo, que al mismo tiempo contemple las indemnizaciones del daños y el lucro cesante al ganadero, sin necesidad de hacerle aumentar los costes de producción contratando un seguro.

 

Por otra parte, ASAJA Salamanca también denuncia que la compañía aseguradora "endurece las condiciones de dicho seguro al ganadero que sufre varios ataques, aumentando el lastre económico del ataque del lobo que debe asumir el ganadero".

 

 

"Los numerosos ataques de lobo y buitres que se están produciendo en los últimos meses, causando importantes pérdidas económicas a los ganaderos de la provincia de Salamanca, deben provocar en la Administración una reflexión sobre la eficacia de las distintas medidas adoptadas hasta el momento respecto a los ataques de fauna salvaje a la ganadería", explica Asaja en un comunicado. 

 

Además, el sindicato agrario pide a la Junta de Castilla y León que intensifique las acciones "para controlar el volumen de lobos en la provincia, y modificar de forma urgente la normativa de necrófagas, para intentar reducir los ataques de los buitres. De no adoptarse medidas urgentes, la rentabilidad de muchas explotaciones ganaderas será nula, provocando el abandono del medio rural".