El juez Pedraz pregunta al forense si Bolinaga puede ser atendido en prisión

También pide que el penado sea examinado para evaluar "la evolución de la enfermedad y el pronóstico de la misma a corto-medio plazo
El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha solicitado a la Clínica Forense que remita un informe en el que le detalle si el etarra Josu Uribetxeberria Bolinaga, que permanece en huelga de hambre desde hace diez días para pedir su excarcelación, puede ser atendido del cáncer que padece sin salir de la cárcel.

A petición del fiscal Jesús Alonso, el magistrado ordena en una providencia a los servicios forenses del tribunal que realicen un informe sobre el estado de salud del etarra en el que detalle si "puede ser tratado adecuadamente en los servicios penitenciarios hospitalarios".

También pide que el penado sea examinado para evaluar "la evolución de la enfermedad, el pronóstico de la misma a corto-medio plazo y el lugar adecuado para el tratamiento de este tipo de dolencias".

El juez también reclama al centro penitenciario de Zaballa (Álava), en el que debía estar recluído el etarra antes de su traslado al hospital Donostia de San Sebastián, y a los Servicios Centrales Penitenciarios que informen del "tratamiento que el condenado está recibiendo en la actualidad así como de la capacidad del sistema penitenciario para tratar adecuadamente este tipo de dolencias".

Del mismo modo, insta a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias a aportar a la Audiencia Nacional el expediente administrativo que "haya podido incoar" para la aplicación al interno de la "libertad condicional por enfermedad grave".

CONCESIÓN DEL TERCER GRADO
La excarcelación definitiva del preso, que fue condenado como secuestrador del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, dependería del juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, aunque precisaría de un informe anterior de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias concediéndole el tercer grado penitenciario.

A este respecto el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1, que se encuentra de guardia esta semana, solicitó este jueves a Instituciones Penitenciarias que procediera a "estudiar la posible aplicación" del tercer grado al etarra, lo que supondría el paso previo indispensable para su puesta en libertad condicional.

El magistrado preguntaba al departamento dirigido por Ángel Yuste si es procedente la aplicación del artículo 104.4 del Reglamento Penitenciario, que especifica que "los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad".

Además, solicitaba los "informes médicos actualizados" sobre el estado de salud del interno para que, una vez recibidos, la Clínica Forense de la Audiencia Nacional emita un informe sobre su situación.

MORIR ANTES DE UN AÑO
El informe clínico elaborado por la Comisión Médica del servicio vasco de salud Osakidetza, al que ha tenido acceso Europa Press, determina que en la "situación clínica en la que se encuentra" el secuestrador de Ortega Lara, "más de la mitad de los pacientes fallecen antes de los nueves meses y la probabilidad de supervivencia a los 12 meses estaría en torno al 10 por ciento". Es decir, que tendría un 90 por ciento de probabilidad de fallecer antes de un año.

"El pronóstico de este paciente es muy grave. Si nos basamos en literatura científica con la misma probabilidad el proceso es irreversible e incurable. En esta situación clínica, más de la mitad de los pacientes fallecen antes de los nueves meses y la probabilidad de supervivencia a los 12 meses estaría en torno al 10 por ciento", señala el documento.