El juez investiga qué dijo el maquinista a los vecinos de Angrois que le rescataron del convoy

Estudia también las competencias del jefe de la estación de Santiago y su capacidad de control sobre la gestión de los trenes.

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago de Compostela, Luis Aláez, que investiga las causas del accidente ferroviario ocurrido el pasado 24 de julio, estudia las competencias del jefe de circulación de la estación compostelana, cuyo nombre no ha trascendido, y su capacidad de control sobre la gestión de trenes, además de las cuestiones que el maquinista manifestó a los vecinos de Angrois que le rescataron del convoy.


Según ha explicado, en declaraciones a los medios, el abogado de la aseguradora Allianz, Roberto Botana, en la jornada de este jueves el juez cuestionó al jefe de la estación de Santiago sobre aspectos esencialmente técnicos, como la señalización y su capacidad de gestión sobre los trenes que llegan al apeadero de la capital gallega, así como si se había producido comunicación entre el maquinista y la estación antes del accidente. Este aspecto ha sido negado por él.

Por su parte, a los vecinos de Angrois que ayudaron al maquinista, Francisco José G.A., a salir del tren el día del accidente, Evaristo Iglesias y Julio Santiso, les preguntó sobre lo que les dijo el conductor a su salida.

El primero de ellos rechazó hacer comentarios a los periodistas, mientras que Julio Santiso, a su llegada a los juzgados, a las 12.40 horas, explicó que expondría ante el juez lo que ya había declarado a la Policía.

A renglón seguido, rechazó profundizar más en el asunto al exponer que se sentía "incómodo" dados los numerosos medios de comunicación presentes en las puertas de los juzgados santiagueses.