El jefe del Eurogrupo es optimista sobre la recuperación pero avisa del retraso en las reformas

Reclama la presencia de expertos independientes en la nueva ronda de test de estrés que hará el BCE


BRUSELAS, 5 (EUROPA PRESS)

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, se ha declarado este jueves optimista sobre la recuperación de la economía de la eurozona, que salió de la recesión en el segundo trimestre del año, pero ha avisado del retraso en la aplicación de las reformas estructurales que la UE exige a los Estados miembros para mejorar la competitividad.

"Hay motivos para el optimismo. Algunos países y la eurozona en su conjunto han salido de la recesión, en otros hay signos optimistas sobre el retorno del crecimiento y el empleo", ha dicho Dijsselbloem en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara, en la que ha avisado de que la recuperación todavía es "frágil".

No obstante, el jefe del Eurogrupo ha descartado la posibilidad de una recuperación sin empleo, aunque ha admitido que la creación de puestos de trabajo puede retrasarse. "Siempre hay una diferencia temporal entre crecimiento y empleo y por eso no estoy preocupado por un largo periodo de crecimiento sin empleo", ha apuntado.

A su juicio, la mejora económica se explica por las políticas de ajuste y reformas de la UE y la actuación del Banco Central Europeo (BCE). "No hemos hecho cosas equivocadas", ha asegurado, aunque ha criticado el retraso en la aplicación de algunas reformas.

"Estoy preocupado por las reformas estructurales y la velocidad de aplicación", ha resaltado Dijsselbloem. "Tenemos que garantizar que no paremos las reformas. Creo que queda mucho trabajo por hacer en materia de aplicación", ha insistido.

UNIÓN BANCARIA Y CRÉDITO A PYMES

Dijsselbloem ha insistido en que es "muy urgente" seguir avanzando en la unión bancaria para acabar con la fragmentación del mercado de crédito en la UE. A corto plazo, ha apelado al plan que prepara el Banco Europeo de Inversiones y ha dicho que espera novedades en la reunión del Ecofin que se celebrará la semana que viene en Lituania.

En cuanto a la unión bancaria, el jefe del Eurogrupo ha reclamado la participación de expertos independientes en la nueva ronda de test de estrés que realizará el Banco Central Europeo (BCE) a principios de 2014, antes de convertirse en supervisor único de la eurozona, para garantizar la fiabilidad de los resultados y evitar los problemas de las dos primeras rondas, que no detectaron los problemas del sector.

"Me parece importante un escrutinio en profundidad e independiente de la calidad de los activos. Las empresas privadas deben tener un papel en esto, creo que es inevitable y necesario", ha insistido. Pero ha dejado en manos del BCE la definición de los detalles del proceso.

En caso de que se detecten necesidades de capital, Dijsselbloem ha dicho que no habrá un "cheque en blanco". En primer lugar, las entidades con problemas deberán aplicar un porcentaje mínimo de pérdidas a sus accionistas y acreedores. Luego intervendrán los Estados miembros con ayudas públicas y sólo como "último recurso" se podrá acudir al fondo de rescate de la UE (MEDE).

"No quiero especular sobre el tamaño de los problemas que nos encontraremos, pero los afrontaremos", ha insistido el jefe del Eurogrupo.