El IPI crece un cuatro por ciento en abril, por debajo de la media nacional

El IPI crece un cuatro por ciento en abril, por debajo de la media nacional

El Índice General de Producción Industrial (IPI) se situó en el cuatro por ciento en abril respecto al mismo mes de 2012 en Castilla y León, por debajo de la media nacional, donde se situaba en 7,3 por ciento

Por comunidades autónomas, la producción industrial experimentó en marzo variaciones interanuales positivas en todas las comunidades salvo en Asturias, donde cayó un 7,2, mientras que entre las que registraron mayores subidas son Extremadura (25,2 por ciento), Galicia (13,6 por ciento), Cataluña (11,9 por ciento), Canarias (11,4 por ciento), La Rioja (11,3 por ciento) y Murcia (11,1 por ciento). Castilla y León se ubica en mitad de la tabla de autonomías.

 

   En lo que va de año, la producción industrial ha descendido un 11,3 por ciento en Castilla y León, casi el triple que en España (-4,1 por ciento): a nivel nacional, una vez descontado el efecto de calendario, la producción industrial experimentó en abril una disminución interanual del 1,8%, frente al -0,8% de marzo.

 

   En tasa mensual (abril sobre marzo), la producción industrial aumentó un 4,3%, su tasa más alta en este mes de los últimos cinco años, según apunta Estadística.

 

   En los cuatro primeros meses del año, la producción industrial acumula un descenso medio del 4,1% respecto al mismo periodo de 2012, con disminuciones en todos los sectores, especialmente en los bienes de consumo duradero (-11,7%) y en los bienes intermedios (-6,2%).

 

TODOS LOS SECTORES EN TASAS POSITIVAS.

 

   Todos los sectores industriales presentaron tasas interanuales positivas en abril. Concretamente, los bienes de consumo no duradero registraron una tasa del 12% por el repunte de la producción en casi todas sus actividades, entre ellas la fabricación de especialidades farmacéuticas, la de bebidas y la de otros productos alimenticios.

 

   También destacaron los incrementos interanuales experimentados por los bienes intermedios (3,9%) y los bienes de equipo (11,6%). En el primer caso, influyeron especialmente los repuntes de la producción en la fabricación de artículos de papel y cartón y de otros productos básicos de hierro, mientras que en el caso de los bienes de equipo el crecimiento se debió, fundamentalmente, a la evolución positiva de la fabricación de vehículos de motor y de sus componentes.

 

   Los bienes de consumo duradero, por su parte, registraron en abril un aumento interanual en su producción del 2%, en tanto que la energía elevó su producción un 2,1% en comparación con el cuarto mes de 2012.