El ‘Instrumento PYME’ de la Unión Europea financia el proyecto Advanced BIPV

Álvaro Beltrán, fundador de Onyx Solar

El ‘Instrumento PYME’, un subprograma europeo diseñado para apoyar a las pequeñas y medianas empresas (pymes) en la transformación de ideas innovadoras en productos, servicios y procesos con alto potencial de crecimiento y capacidad para competir en los mercados mundiales.

La Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial (ADE) puso en marcha a finales de 2013 una agenda de trabajo con empresarios de Castilla y León para prepararlos ante el inminente lanzamiento de ‘Instrumento PYME’, un subprograma del octavo Programa Marco Europeo Horizon 2020 concebido como una de las herramientas más relevantes de ayuda individual a la creación, desarrollo y consolidación internacional de pequeñas y medianas empresas innovadoras, provisto con 3.000 millones de euros en fondos para el periodo 2014-2020.

 

Técnicos del ente público dependiente de la Consejería de Economía y Hacienda articularon planes de asesoramiento e información intensivos y organizaron jornadas y talleres formativos, en los que participaron más de 150 pymes, muchas de ellas ahora inmersas en las convocatorias de este programa europeo.

 

El esquema de la financiación de los proyectos de I+D+i del ‘Instrumento PYME’ se estructura en tres fases. La primera, denominada ‘de evaluación de concepto y viabilidad’, subvenciona los planes de negocio y estudios técnicos y de mercado determinantes para conocer las posibilidades de éxito que pueda tener la idea en el mercado. El 10 % de los recursos globales del programa están consignados para estos fines.

 

La segunda etapa, ‘de desarrollo y demostración’, financia las actividades de investigación, prueba o escalado industrial del producto, del servicio o del proceso innovador, y a ella se destinan el 88 % de los fondos. La tercera y última fase, ‘de comercialización’, para la que se reserva el 2 % del presupuesto, permite a las pymes consolidadas integrarse en actividades de ‘coaching’ y redes europeas y optar a financiación europea en condiciones especiales.

 

Emprendedores y pymes pueden concurrir a cualquiera de estas fases de forma independiente, de manera que si un proyecto innovador está lo suficientemente maduro no es exigible que acuda a la primera. Con carácter bienal, la Comisión Europea publica los programas de trabajo, asigna el presupuesto y fija distintas convocatorias para cada etapa permitiendo a los aspirantes que presenten sus proyectos.

 

29 convocatorias previstas entre 2014 y 2017 y un exigente examen de selección

 

Entre 2014 y 2015 ‘Instrumento PYME’ ha convocado trece veces el procedimiento de selección de iniciativas y para 2016 y 2017 están previstas 16 convocatorias, cinco de las cuales ya se han celebrado, aunque solo se han hecho públicos los resultados de una. Por lo tanto, en cuatro años, se habrán celebrado 29 procesos, exclusivamente para las fases 1 y 2.

 

Castilla y León ha presentado en estas convocatorias 121 proyectos, de acuerdo con los datos centralizados por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), de los que la Comisión Europea ha financiado 12. De esta cifra, nueve han recibido apoyo en la primera fase, dos en la segunda y uno ha resultado ganador en ambas. Todos ellos han tenido que afrontar un examen exigente, que ha valorado especialmente tres criterios: su impacto en el mercado; su excelencia y el plan de trabajo para el desarrollo del proyecto, es decir, la planificación de los recursos, los procesos, el plan de negocio y la estrategia de comercialización prevista para su penetración en el mercado.

 

Nueve empresas elegidas en la primera fase

De las nueve empresas de la Comunidad ganadoras dentro de la primera fase, tres operan en el Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid). Son Raman Health Technologies, que desarrolla una nueva tecnología no invasiva de diagnóstico de enfermedades; VLP The Vaccines Company, dedicada a investigación y desarrollo experimental en ciencias naturales y técnicas; e Ingeniería y Sistemas de Ensayo no Destructivos, Isend. Dos compañías, Bio-Inren y Cellmat Technologies desarrollan su actividad en los Parques Científicos de las Universidades de Salamanca y Valladolid, respectivamente.

 

En esta relación de pymes financiadas en la fase 1 se incluyen también Abro Biotec, biotecnológica ubicada en Valbuena de Duero (Valladolid) y especializada en el desarrollo de principios activos para la industria cosmética, farmacéutica y nutracéutica a partir de compuestos antioxidantes obtenidos de la uva; Biofactoría Naturae et Salus, radicada en Burgos y dedicada a la obtención de productos naturales, saludables y únicos basados en la biotecnología y la ecología, a partir de cultivos propios; Artificial Intelligence Techniques, del ámbito de las nuevas tecnologías y con sede en Santa Marta de Tormes (Salamanca); y Wip Proyectos Industriales, compañía de ingeniería altamente especializada en proyectos llave en mano para la industria, localizada en Arroyo de la Encomienda (Valladolid).

 

Cada una de estas empresas ha recibido una subvención a fondo perdido de 50.000 euros. Se trata de una cuantía única y su importe equivale al coste medio estimado para la realización de un estudio de viabilidad técnica y económica de un proyecto innovador, tarea para la se fija un plazo máximo de ejecución de seis meses.

 

Para la fase 2 de ‘Instrumento PYME’, la Comisión Europea ha aprobado tres iniciativas de Castilla y León implementadas por las empresas Onyx Solar Energy, de Ávila; Sociedad Europea de Detección (Sedet), instalada en el Parque Tecnológico de Boecillo; e Hiperbaric, ubicada en Burgos. Esta última compañía también ha sido financiada en la primera fase por el mismo proyecto con cargo a este subprograma europeo.

 

En esta etapa 2 el importe máximo de la financiación alcanza el 70 % de la inversión –salvo en el área de salud, que puede llegar al 100 %–, por lo que las aportaciones europeas son variables y suelen oscilar entre 500.000 euros y 2,5 millones. Los plazos de ejecución del proyecto pueden superar los dos años.

 

Onyx Solar Energy mejora el vidrio fotovoltaico para edificaciones

 

Onyx Solar Energy es una empresa innovadora constituida en Ávila en el año 2009 y dedicada al estudio y fabricación de vidrio fotovoltaico para edificación (BIPV). En la actualidad, cuenta con más de 500 proyectos en 30 países en fase de diseño ofreciendo soluciones multifuncionales para reemplazar los materiales de construcción convencionales por otros inteligentes con propiedades fotovoltaicas.

 

La compañía mantiene en ejecución ocho proyectos europeos de I+D+i, entre los que se encuentra Advance BIPV, financiado a través de ‘Instrumento PYME’ con casi 1,9 millones de euros, que persigue mejorar la competitividad de las soluciones BIPV mediante el desarrollo de una nueva generación de productos de características optimizadas en cuanto a grandes formatos, mejora de las propiedades mecánicas y visionglass de alto rendimiento.