El IES Hermenegildo M. Borro y el IES Aravalle premiados por su buena gestión de residuos eléctricos y electrónicos

El IES Hermenegildo M. Borro y el IES Aravalle premiados por su buena gestión de residuos eléctricos y electrónicos

Estos galardones se conceden a los colegios que destacan en su participación y gestión de los “residuos de aparatos eléctricos y electrónicos” (RAEES). El total de residuos recogidos por los centros abulenses participantes han sido de más de 1.636 kilogramos.

La Junta de Castilla y León, a través de la Dirección Provincial de Educación, y la empresas RECYCLIA (como sistema integrado de gestión) e INDURAEES (como gestor autorizado) han hecho entrega de los premios ‘Gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en centros educativos’.

 

El objetivo de estos galardones es concienciar a los alumnos para que este tipo de residuos acaben en plantas autorizadas y no en instalaciones ilegales, con el consiguiente daño ambiental y fraude a los consumidores. En esta edición, correspondiente al curso 2013-2014, han resultado galardonados los Institutos de Educación Secundaria ‘Hermenegildo Martín Borro’ de Cebreros y ‘Aravalle’ de El Barco de Ávila.

 

Esta iniciativa premia a los profesores de cada centro educativo por su colaboración en el reciclado de estos residuos, al personal del centro por su trabajo diario en la conservación de las instalaciones educativas y, especialmente, a los alumnos por su colaboración e interés en el adecuado tratamiento de los RAEES.

 

Durante el pasado curso, los centros escolares han ido recogiendo aparatos eléctricos y electrónicos obsoletos procedentes tanto de los domicilios de alumnos y profesores como los generados en los propios centros educativos y se han ido depositando en los contenedores proporcionados por Induraees, empresa gestora autorizada de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

 

Se han recogido más de 1.636 kilogramos, que han sido enviados a planta de reciclaje para recibir un tratamiento adecuado a la normativa. Una vez en la planta, se extraen los componentes peligrosos que contienen estos residuos (CRFC, pilas condensadores, mercurio…) y se reciclan el resto de materias. De esta manera, se contribuye al ahorro de recursos naturales y materias primas como el hierro, el cobre o aluminio que pueden reutilizarse.

 

La primera convocatoria de estos premios tuvo lugar durante el curso 2010-2011 únicamente en la provincia de Palencia. En el curso 2011-2012 se extendió a las provincias de León y Salamanca y en la actualidad participa toda la Comunidad.