El Hoyo de Pinares invita a los más pequeños a mantener las tradiciones

Un rico elenco de juegos tradicionales y canciones "de toda la vida" ganaron la batalla, esta vez sí, a las consolas y videojuegos.

El Hoyo de Pinares invitó el pasado sábado a sus vecinos más pequeños a realizar un divertido viaje en el tiempo.

 

Un rico elenco de juegos tradicionales y canciones "de toda la vida" ganaron la batalla, esta vez sí, a las consolas y videojuegos.

 

La gallinita ciega, la rayuela, la zapatilla por detrás, el juego de las sillas o las carreras de sacos mostraron a las generaciones más jóvenes los ingredientes básicos para divertirse: materiales muy básicos, imaginación y un montón de amigos.

 

En palabras de Raquel Martín, concejala de Educación del Ayuntamiento y promotora de esta iniciativa, "las risas de los niños fueron el mejor indicador de éxito de la jornada".

 

Según ella misma este tipo de actividades no sólo pretende "distraer a los niños de una manera diferente a la que está acostumbrados", también encaja con un objetivo primordial de la corporación municipal: recuperar las tradiciones locales y que esa riqueza patrimonial se mantenga viva.