El hombre que mató a Bin Laden: "Sabía que murió la instante porque su cabeza se partió en dos"

El ex miembro de los Navy SEAL Robert O'Neill se ha reivindicado como el autor de los disparos que acabaron con la vida del líder de Al Qaeda, Usama Bin Laden, en una operación desarrollada el 2 de mayo de 2011 en su mansión de Abbottabad (Pakistán).

En una entrevista concedida al diario 'The Washington Post' después de que el blog militar Sofrep.com le identificara como el responsable de la muerte de Bin Laden, este exmilitar de élite ha asegurado que fue él quien realizó el disparo que impactó en la frente del líder terrorista y acabó con su vida.

 

Natural de Montana y de 38 años de edad, O'Neill es un veterano militar condecorado por su participación en las guerras de Irak y de Afganistán y que durante meses ha estado dudando sobre si revelar su papel en una de las operaciones militares más importantes de la historia de Estados Unidos.

 

O'Neill ha asegurado, además, que dos de sus compañeros SEAL también dispararon contra Bin Laden, uno de ellos era Mark Bissonnette, que contó la operación en el libro 'No Easy Day'.

 

O'Neill tenía previsto contar por primera vez su historia al público en unas entrevistas concedidas a la cadena de televisión Fox News y al diario 'The Washington Post' pero su identidad ha sido desvelada antes por el blog militar Sofrep.com, escrito por antiguos miembros de su unidad de élite, los SEAL, que han protestado así por su decisión de revelar su papel en la misión.

 

En el curso de varias reuniones con el 'Post', O'Neill ha señalado que ha decidido contra su historia tras quedar convencido de que su identidad saldría a la luz porque se filtraría.

 

En su opinión, lo que en su momento fue un secreto guardado con celo pasó a convertirse en un hecho conocido en muchos círculos militares, incluso por miembros del Congreso y al menos dos medios de comunicación. Su decisión, según ha denunciado, ha causado malestar a muchos compañeros de armas.

 

O'Neill ha afirmado que tomó su decisión de hacer pública su historia tras una reunion privada con familiares de las víctimas de los atentados terroristas del 11-S, que acabaron con la vida de más de 2.000 personas en 2001. En el encuentro, el exmilitar decidió de manera espontánea contar cómo murió Bin Laden. "Las familias me dijeron que les aportó un final", ha contado O'Neill, cuya identidad ha sido confirmada al 'Post' por otros dos miembros de los SEAL.

 

Este exmilitar de élite contó su historia en febrero de 2013 al periodista Phil Bronstein, que la publicó en la revista 'Esquire' con la condición de que sólo se refiriera a él como "el tirador". El artículo narraba cómo avanzó el militar dentro de la mansión acompañado por otros cinco SEAL hasta que llegó a la tercera planta, donde vivía Bin Laden con sus mujeres.

 

EL TERRORISTA USO A UNA MUJER COMO ESCUDO HUMANO

 

Mientras otros compañeros registraban otras habitaciones, O'Neill se encontró frente a la habitación de Bin Laden. Cuando el líder de Al Qaeda apareció en el umbral, le disparó por primera vez y, aparentemente, no logró su objetivo.

 

"Ahí estaba Bin Laden, de pie. Tenía sus manos en los hombros de una mujer, a la que empujaba hacia adelante", contó el exSEAL. Aunque la habitación estaba oscura, O'Neill logró identificar los rasgos de Bin Laden con sus gafas de visión nocturna.

 

"En ese segundo, le disparé dos veces en la frente", afirmó. "La segunda vez cuando caía. Se desmoronó en el suelo frente a su cama y le disparé otra vez", señaló. En su entrevista con el 'Post', O'Neill ha afirmado que estaba seguro de que Bin Laden murió al instante porque su cabeza se partió en dos.

 

En esa misión, O'Neill llevaba ya casi 15 años en los SEAL y estaba destinado en el Equipo 6, el que realiza las misiones más arriesgadas. Entre otras operaciones, participó en el rescate del capitán Richard Phillips, secuestrado en su buque por piratas somalíes.

 

O'Neill ha afirmado que la misión de Bin Laden ha sido la primera en la que creyó que moriría porque creía que estaría fuertemente protegido y que habría bombas trampas en la vivienda. "No creía que fuera a sobrevivir", ha asegurado.

Noticias relacionadas