El hijo de Miguel Boyer se despacha contra su fallecido padre: "Era un vendedor de camellos"

Miguel Boyer

El único hijo varón del economista, fruto de su primer matrimonio con la ginecóloga Elena Armedo, ha concedido una entrevista en primicia a La Otra Crónica para hablar sin pelos en la lengua de su padre.

Miguel Boyer hijo considera que hay pocas personas que conozcan bien cómo era el auténtico ministro, y le califica desde "un tío tan rojo y anticlerical" hasta "personaje".

 

En uno de los extractos más duros de la entrevista, Miguel no considera que su padre fuera esa buena persona que todos quisieron recordar en su último adiós en septiembre de 2014, hacía ya mucho tiempo que había de dejado de creerse las cosas de su padre. "Hizo muchísimas cosas mal. A los que conocemos la realidad de esa persona nos toca estar oyendo siempre decir que era un superhombre, que todo lo hizo bien, que era listísimo, que era buenísimo. Las gentes que triunfan tanto no suelen ser personas especialmente buenas", 

 

A lo que añade de forma tajante "Mi padre estudió Física y traicionó a la Física, pasándose a la Economía. Se metió en política y en cuanto se hizo importante, traicionó a la política. También traicionó al PSOE y a su primera mujer".

 

Así el hijo del político considera que "en todas las empresas donde ha estado ha salido tarifando, porque siempre pensaba que su inteligencia podía llevarle más lejos, cuando es sabido que los negocios son mafias y que la gente tiene intereses".

 

El hijo de Miguel y Elena no considera que haya existido alguna vez esa unión y vínculo familiar de los que muchos pueden presumir. "Mi padre era un zorro solitario. Solo había uno. No existen 'Los Boyer', como existen otras sagas. Era el padre omnímodo, era Dios".

 

Tal y como sigue confesando a LOC "Mi padre era un vendedor de camellos disfrazado de sabio. Cuando eres un niño lo compras, porque confías en tus padres, pero cuando ves la trayectoria entera ya tomas conciencia de todas las mentiras." Mentiras que le empujaron a desconfiar de ese personaje que había construido en torno a su persona y que tanto se alejaba de la auténtica realidad.

 

Y ha sido ahora, casi dos años después de su muerte, cuando el primer hijo de Miguel Boyer ha juzgado crítica y públicamente a su padre y nos ha descubierto una imagen muy confusa del que fuera uno de los grandes políticos de la democracia.