El hijo de Audrey Hepburn acusa a la directora de la Alhambra de daño a su imagen y le reclama 100.000 euros

Hepburn Ferrer ha mostrado su certificado matrimonial de Gibraltar.
El hijo de la actriz Audrey Hepburn, Sean Hepburn Ferrer, ha acusado este viernes a la directora de la Alhambra y el Generalife, María del Mar Villafrancia, de dañar su imagen y su reputación "usando su cargo público y con fines políticos", después de que se difundiera la noticia de que había celebrado su boda en el monumento sin contar con el permiso para ello, y le reclama 100.000 euros de indemnización.

GRANADA, 3 (EUROPA PRESS)



En rueda de prensa en Granada, Hepburn Ferrer, que ha comparecido junto a su abogado, Pablo Luna, ha admitido que celebró un "simulacro de ceremonia" en la Alhambra aunque ha reiterado que no fue "una boda legal", puesto que ésta ya "tuvo lugar en Gibraltar", un evento que "se celebró con el consentimiento de la directora del Patronato, María del Mar Villafranca, que lo sabía desde un principio".

Hepburn Ferrer ha hecho una cronología de los hechos que lo han llevado a pedir un acto de conciliación a Villafranca a la que acusa de haber dañado "su imagen y su reputación usando su cargo público y con fines políticos" por haber hecho públicas unas fotos en las que aseguraba que este embajador de Unicef había contraído nupcias en el Palacio de Carlos V, dentro del completo monumental nazarí.

De este modo, ha asegurado que en el acto en el que recibió el premio de Prestigio Turístico de Granada por su labor en el Festival de Cine Clásico comentó con la directora del monumento su intención de celebrar su enlace en un lugar como la Alhambra y mostrarlo así a sus amigos "por la relación que mantiene con España y Granada", una proposición a la que Villafranca "respondió claramente que no se podían celebrar bodas en este lugar".

Después de descubrir que personas de otras nacionalidades no pueden contraer matrimonio civil en España, su esposa y él decidieron casarse en Gibraltar, "por la facilidad que da la cercanía" y así lo hicieron en julio del año pasado en un acto al que acudió el concejal de Cultura, Juan García Montero, amigo de la pareja, aunque mantuvo la idea de festejar el enlace con un concierto en el Carlos V de Granada.

Así, el 8 de agosto de 2014 tuvo lugar esta fiesta, una "representación ficticia" de una boda y, de ahí, que la esposa aparezca vestida de blanco en las fotos difundidas y el alcalde, José Torres Hurtado, engalanado con el collar de regidor, un festejo con continuó con un concierto y una cena en el Palacio de los Córdova, todo ello en conocimiento de Villafranca, según palabras de Sean Hepburn, quien ha explicado que pagó 3.500 euros por el alquiler del lugar para usarlo como espacio escénico "al igual que cualquier compañía o sociedad", ha especificado.

El hecho de que la máxima responsable del Patronato tuviera conocimiento de lo que se celebró y qué se hizo en el Palacio y utilizara las imágenes de Hepburn durante la campaña electoral "ha hecho daño a la reputación de alguien que trabaja para organismos solidarios y que dona la mitad de lo que gana a los niños sin recursos", ha relatado el propio afectado quien ha afirmado que esta noticia se ha publicado en inglés y, por lo tanto, ha traspasado la frontera española perjudicando también la imagen de su madre, Audrey Hepburn, "que falleció hace 22 años tras una carrera impecable y después de pasar los últimos cinco años de su vida ayudando a los niños con hambre", ha precisado.

Su letrado, Pablo Luna, ha explicado que en el acto de conciliación previo a posibles acciones legales, se le reclamará a Villafranca la cantidad de 100.000 euros, que destinará a fines solidarios, y que admita que utilizó el asunto con fines políticos y ofrezca sus disculpas por ello. Si no lo hace, formalizará denuncia por vía penal, por injurias, o por lo civil, por defensa del honor.

García Montero, quien ha acudido a la comparecencia de prensa convocada por Hepburn "a título personal", ha acusado a Villafranca de utilizar este tema a modo de "venganza" cuando se ha visto "aprisionada con temas como el insulto a los votantes del PP o por la compra de la caja de taracea" y ha reiterado que ella conocía qué se iba a hacer porque "incluso en los correos electrónicos con la escaleta del evento en el asunto se titulaba como 'Boda de Hepburn'".