El grupo municipal de Izquierda Unida de Piedralaves pide la dimisión de la concejala de Cultura

La formación de izquierdas reclama el cese de la política del Partido Popular tras proferir amenazas contra el autor de un artículo de opinión publicado en la Revista Alabes editada en el mes de octubre por dicha formación.

El grupo municipal de Izquierda Unida de Piedralaves pide la dimisión de la concejala de Cultura, Rosa María García, ante las amenazas vertidas tanto por la representante política del Partido Popular como por uno de sus familiares tras la publicación semanas atrás del artículo ‘Cuando los hipopótamos tocan el piano’ en la Revista Alabes y en la que uno de los colaboradores escribió un artículo a tenor de una polémica surgida en las redes sociales y en concreto en el perfil de Facebook del Ayuntamiento de Piedralaves en el que, a raíz del programa de fiestas de verano, se vivió una desagradable discusión en la que tomó parte la Concejala de Cultura como gestora de dicho perfil bloqueando el acceso a varios usuarios.

 

De hecho un punto que se enjuiciaba en dicho artículo, es la bochornosa imagen ofrecida por el canal oficial del ayuntamiento a través de las redes sociales. Esta actuación viene, además precedida por otra serie de intervenciones de dicha concejala, que convierten el hecho denunciado en el colofón de un claro ejemplo de pésima gestión de una concejalía.


La publicación del artículo ha llevado al autor a recibir amenazas escritas y verbales tanto de uno de los familiares de la concejala de Cultura como de ella misma, por lo que, ante la gravedad del asunto, el grupo municipal de Izquierda Unida de Piedralaves ha solicitado por escrito y desde primera hora de la mañana de hoy, el cese de la concejala tras habérselo solicitarlo a la alcaldesa de la localidad y procuradora en las Cortes de Valladolid María Victoria Moreno. Desde el grupo municipal de Izquierda Unida de Piedralaves se quiere dejar claro el compromiso firme con el trabajo que se viene desarrollando en los últimos años con la finalidad de que actuaciones como las ocurridas no vuelvan a repetirse.

 

La formación de izquierdas considera que no existe justificación política que respalde la actitud mostrada por la concejala de Cultural ante este asunto. En ninguno de los casos Izquierda Unida tolerará amenazas o coacciones que traten de coartar la libertad de expresión de nadie, mucho menos actitudes intimidatorias más propias del totalitarismo que de una sociedad el siglo XXI.