El grupo B lo lidera España que puede tener en Uruguay a su principal rival

Luis Suárez, delantero de la selección uruguaya

Al detalle como llega España y como lo hacen sus rivales en un grupo en el que parece difícil que españoles y uruguayos no sean los que se jueguen todo el pastel. 

La selección española vuelve a disputar la Copa Confederaciones por segunda vez en su historia con intención de resarcirse de la eliminación en semifinales por Estados Unidos, y hacerse así con el único título que falta en su palmarés, aunque para ello deberá superar un grupo compuesto por Nigeria, Tahití y Uruguay, quien será el principal rival para los de Vicente del Bosque.  

 

Para ello, el técnico salmantino viaja hasta Brasil con 23 jugadores donde las principales novedades son la presencia del delantero valencianista Roberto Soldado, el jugador del Chelsea Fernando Torres y el mediocentro del Bayern de Múnich, Javi Martínez, los dos últimos de todos modos, ya campeones del mundo y de Europa.

 

Precisamente, la presencia de los dos delanteros ha originado un debate sobre cuál debería de ser el '9' titular del equipo, si Soldado, con 30 goles en la temporada, 'El Niño', con 22, el ya recurrente 'falso 9' con Cesc Fàbregas, o un David Villa, lejos de su mejor momento, pero  avalado por sus números con la 'Roja'.

 

Otra de las polémicas en cuanto al once titular del combinado español está en la portería. El madridista Iker Casillas, quien se lesionó el pasado mes de enero, no volvió a vestirse de corto hasta esta última semana, donde disputó unos minutos ante Irlanda y Haití, amistosos de preparación.

 

Esa falta de juego y titularidad que ha sufrido el capitán ha repercutido en que, para muchos, el culé Victor Valdés, que ocupó la portería en los choques oficiales ante Finlandia y Francia, debiera de ser el portero titular del equipo.

 

Otra de las grandes novedades es la ausencia de Xabi Alonso, quien se cayó de la convocatoria tras ser operado de una pubalgia hace apenas unos días. El resto de mediocentros titulares, Xavi Hernández, Sergio Busquets y Andrés Iniesta, llegan a Brasil acompañados de la palabra 'fatiga', por lo que Del Bosque deberá saber administrar los minutos.

 

Y es que la falta de forma física fue el principal factor que castigó a la 'Roja' en la última Confederaciones, donde cayeron ante la selección de Estados Unidos que demostraron una gran capacidad de conjugar la táctica y el músculo, dejando fuera a una España, que cuatro años después quiere desquitarse.

 

Pero si ha habido un común denominador en los todos los seleccionados es la continuidad, pues 18 de los 23 jugadores ya fueron convocados para el Mundial de Sudáfrica. Y es que ese ha sido uno de los principales objetivos que Vicente del Bosque se propuso, mantener el bloque que les hizo campeones.

 

Pero no sólo en los jugadores pretende mantener esa continuidad. El juego y la actitud es otro de sus activos principales que pretende que se mantengan como seña principal del equipo. Y, para ello, la referencia a seguir es el encuentro ante Francia de febrero, donde recuperaron las sensaciones que les hicieron campeones europeos y mundiales.

 

Tras aquel duelo, la selección se ha enfrentado en partidos amistosos ante un intrascendente Haití y a la selección de Irlanda, frente a quien desplegó su mejor juego en el último partido previo a su debut el próximo domingo ante los de Tabárez.

 

En un grupo a priori accesible, en el que están Uruguay, Nigeria y la exótica Tahití, España tiene grandes posibilidades de acceder a semifinales como primera de grupo, donde se podría encontrar con Italia o Brasil con quienes comparte favoritismo para hacerse con la Copa el próximo día 30 en el Estadio de Maracaná.

 

URUGUAY, EL RIVAL MÁS TEMIBLE

 

La selección celeste parte como principal rival del combinado español para avanzar a las semifinales de la Copa Confederaciones 2013 en el Grupo B. El conjunto dirigido por Óscar Tabárez ha vuelto al plano internacional tras su brillante actuación en el Mundial de Sudáfrica, donde finalizaron en el cuarto puesto, y su victoria en la Copa de América.  

 

Liderados por dos de los delanteros referencia en el fútbol europeo, Luis Suárez y Edinson Cavani, el combinado uruguayo llega en un gran momento tras haber logrado dos importantes victorias ante Francia y Venezuela, esta última dentro de las eliminatorias de clasificación para el Mundial de 2014 y que le ha devuelto las opciones de, al menos, pelear por la repesca.

 

Españoles y uruguayos se vieron las caras en el mes de febrero en un amistoso en Catar, que se decantó del lado de la campeona del mundo y de Europa por 3-1. La campeona americana parece lejos de su mejor estado de forma, pero con la calidad de su dupla ofensiva y su aguerrido carácter competitivo, sueña con optar a otro 'Maracanazo'.

 

Por su parte, Nigeria, la representante del continente africano, llega a Brasil con dos bajas muy importantes: su goleador Enmanuel Emenike y el extremo del Chelsea, Victor Moses, ambos lesionados. Justamente, la ausencia del delantero del Spartak de Moscú parece especialmente importante, ya que se trata del máximo goleador del equipo durante la Copa de África.  

 

El seleccionador nigeriano Stephen Keshi ha decidido dejar jugadores consagrados como Peter Odemwingie, Taye Taiwo y el exlevantinista Obafemi Martins para apostar por la juventud, algo que de momento le ha dado réditos, aunque llega a Brasil sin poder cerrar su presencia mundialista tras empatar a uno con Namibia. En el recuerdo, el choque con España en el Mundial de Francia de 1998, saldado con victoria de las 'Super Águilas' por 3-2, en lo que fue el principio del fin de la aventura española en aquella cita.

 

El grupo lo completa por último la selección de Tahití, quien se proclamó campeón de Oceanía en un torneo en el que no participó Australia. Se trata de un equipo compuesto casi al cien por cien por jugadores aficionados y cuya presencia en Brasil es ya un gran éxito.