El gobierno sube impuestos por unos 5.000 millones

El ministro Cristóbal Montoro en el Congreso

El impuesto al tabaco se eleva entre un 2,5% y un 6,8% y el del alcohol, un 5%, y se aprobará una reforma de la imposición medioambiental para 2017.

El Gobierno ha fijado en 118.337 millones de euros el límite de gasto no financiero del Estado para 2017, conocido como techo de gasto, exactamente la misma cifra que lo finalmente ejecutado este año, y ha aprobado un real decreto de medidas tributarias para recaudar el próximo año 7.500 millones de euros más, de los cuales casi 5.000 millones procederán de subidas de impuestos.

 

Al término de la reunión del Consejo de Ministros, Montoro ha explicado que este aumento de los ingresos tributarios es necesario para cumplir con el déficit del 3,1% para el año que viene, dado que hay ahorros que se han producido en 2016, como los menores intereses de la deuda, que "no va ser fácil que se reproduzcan en 2017".

 

Concretamente, el real decreto contempla elevar la fiscalidad del Impuesto sobre Sociedades en 4.300 millones de euros, junto con un incremento de 350 millones de euros por el aumento de los impuestos especiales sobre el alcohol y el tabaco.

 

Otros 200 millones más se ingresarán en 2017 por el nuevo impuesto a las bebidas azucaradas, que no se ha incluido en el real decreto, porque se aprobará mediante un proyecto de ley que el Gobierno quiere pactar con los grupos parlamentarios, por lo que Montoro no ha querido especificar cuál será el porcentaje de la nueva tasa, aunque la Organización Mundial de la Salud propone un porcentaje del 20%.

 

Para lograr dicha recaudación adicional en el Impuesto sobre Sociedades, con la que el Gobierno espera elevar los ingresos totales de este impuesto hasta el entorno de los 25.000 millones de euros en 2017, se limitará la compensación de bases imponibles negativas y se recortarán ciertas deducciones relacionadas con la doble imposición de dividendos, entre otras. En total, unos 4.300 millones de euros más.

 

En cuanto al impuesto sobre el tabaco, se adecuará el sistema actual de doble mínimo a las recomendaciones de la UE y se incrementará el tipo específico frente al 'ad valorem', al tiempo que se eleva el nivel mínimo de imposición: en el caso de los cigarrillos sube un 2,5% y para la picadura de liar, un 6,8%.

 

El impuesto al alcohol, por su parte, se incrementará un 5% para las bebidas de alta graduación --se quedan fuera la cerveza y el vino-- y afectará tanto a la imposición de la Península como de las Islas Canarias.